Un Changarro de Historias

Al que madruga, Marco Antonio Solís le canta

Columnista: Elías Leonardo He cumplido tres semanas despertándome a las siete de la mañana por el ruido que producen los martillazos en el patio o techo de la casa. Es horario nada habitual para que mis ojos se abran, pero Pachi llega temprano a trabajar y no pierde segundos en tirar piedra, así que meContinue Reading “Al que madruga, Marco Antonio Solís le canta”

Un Changarro de Historias

Me gustó quererte en septiembre

Columnista: Elías Leonardo “Recogiste los libros de otro tiempo, el que fuiste hace mucho ante esas páginas” Juan Villoro, Con el puño en alto Fue hasta el 21 de septiembre cuando pude comunicarme contigo. Te sorprendió mi llamada. Contrario a la seguridad que posees para mantenerte serena en todo momento frente a cualquier situación, tartamudeaste.Continue Reading “Me gustó quererte en septiembre”

Un Changarro de Historias

Vuelo directo

Columnista: Elías Leonardo Le avisan que tiene visitas. Le preguntan si está dispuesta a recibir una persona que argumenta venir desde muy lejos para verle y que quiere confirmar por sus propios ojos que está fuera de peligro, una persona que recién aterrizó hace cuarenta minutos en el aeropuerto de la ciudad y de inmediatoContinue Reading “Vuelo directo”

Un Changarro de Historias

Un bastón anímico a la distancia

Columnista: Elías Leonardo Fue mi editora hace muchos años en un diario de la Ciudad de México, posteriormente su columnista en un medio digital de Morelos. Aprendí bastante bajo su liderazgo. Una lección que le absorbí tiene que ver con compañerismo. Gusta de vestir bien, de verse y saberse elegante. Desde un perfume que obligueContinue Reading “Un bastón anímico a la distancia”

Un Changarro de Historias

Gratitud a un trato inexplicable

Columnista: Elías Leonardo Desconozco si así se comporte con otros, pero conmigo es grosera y majadera. Puede tardarse un año para responder a un saludo. Pedirle que sea educada y cortés es una absurda petición, o eso parece, pues ni un “hola” obsequia. Es berrinchuda, testaruda. Es insoportable. Reitero que escribo según como me vaContinue Reading “Gratitud a un trato inexplicable”

Un Changarro de Historias

Separados pero unidos

Columnista: Elías Leonardo Hemos estado en contacto porque trabajamos de manera conjunta en un proyecto editorial que traemos entre manos. ¿Escribí “manos”? Al enterarnos de lo que ha sucedido en la Ciudad de México, específicamente en los barrios que nos vieron crecer, nuestras manos se ofrecen a apoyar en todo lo que se pueda yContinue Reading “Separados pero unidos”

Un Changarro de Historias

Los pedales de Karla

Columnista: Elías Leonardo La última vez que vi a Karla fue en 2014. Subió a un trolebús que hizo escala en Eje Central. “Me deja cerca de mi casa”, me dijo mientras subía a la unidad. Disparatada y ocurrente como es, se fue. Remarco la imagen en mi memoria este 19 de septiembre. Ha transcurridoContinue Reading “Los pedales de Karla”

Un Changarro de Historias

Relatito al sismo, a la nostalgia

Columnista: Elías Leonardo Mi madre no deja de presumir la anécdota de cuando quiso darle la gran sorpresa a mi padre de que por fin yo había aprendido a caminar solo y a decir “papá, púrate”. Cuenta que nos aparecimos en su consultorio, ubicado en la colonia Condesa, en los alrededores del Parque España. PorContinue Reading “Relatito al sismo, a la nostalgia”

Un Changarro de Historias

Miedos reales frente a una pantalla de cine

Columnista: Elías Leonardo Martes 19 de septiembre de 2017. Estoy en Cinépolis de Plaza Las Américas. Especifico que son complejo cinematográfico y plaza comercial ubicados en Playa del Carmen, Quintana Roo; paraíso del sureste mexicano que ha sido mi hogar desde hace casi tres años. Vine a ver Eso en la función de las 13Continue Reading “Miedos reales frente a una pantalla de cine”

Un Changarro de Historias

La magia de una cabina para un corazón bateado

Columnista: Elías Leonardo Suena el claxon. Han llegado por mí. Es Erick, amigo y compañero de radio en el programa deportivo que conducimos lunes y viernes. Como no tengo auto, él se toma la molestia de pasar a recogerme. Solemos aprovechar el tiempo del trayecto hacia la estación para intercambiar temas o noticias que habremosContinue Reading “La magia de una cabina para un corazón bateado”