Un Changarro de Historias

La magia de una cabina para un corazón bateado

Columnista: Elías Leonardo Suena el claxon. Han llegado por mí. Es Erick, amigo y compañero de radio en el programa deportivo que conducimos lunes y viernes. Como no tengo auto, él se toma la molestia de pasar a recogerme. Solemos aprovechar el tiempo del trayecto hacia la estación para intercambiar temas o noticias que habremosContinue Reading “La magia de una cabina para un corazón bateado”

Un Changarro de Historias

Un gavilán y un campeón sin guantes

Columnista: Elías Leonardo Se vendan las manos, saltan la cuerda, pegan a la pera o hacen lagartijas. Se concentran en la postura para soltar un golpe, en la repetición del movimiento con las piernas para atacar o defender, en la mirada fija hacia el oponente. Son los chicos que acuden al gimnasio de la UnidadContinue Reading “Un gavilán y un campeón sin guantes”

Un Changarro de Historias

La breve historia de Leonardo (Jueguito de mentiras)

Columnista: Elías Leonardo En un pequeño local alquilado, apenas digno de rentarse, reunidos como si se tratara de cualquier junta de adictos anónimos a lo que sea, cinco jóvenes y Leonardo están sentados en círculo sobre sillas de plástico. Es la primera vez que él acude con este grupo llamado Mitómanos en Recuperación, por loContinue Reading “La breve historia de Leonardo (Jueguito de mentiras)”

Un Changarro de Historias

Un sudor frío que no existió

Columnista: Elías Leonardo Cerré la puerta. Me disponía a pasear al perro. A la distancia, justo en la esquina, vi que un vecino me hacía señas para que me quedara quieto en mi lugar. Intentó apresurar su paso, pero se frenó de inmediato para caminar despacito con las piernas temblándole. Parecía enfermo. Hasta cerró losContinue Reading “Un sudor frío que no existió”

Un Changarro de Historias

Una llamada desde Holanda

Por ahí leí en algún artículo periodístico que los mejores detalles no se obsequian, suceden. Hoy concedo razón. Cuando menos lo esperas, de quien menos esperas, acontecen. Sí, como por arte de magia. El pasado fin de semana me despertaron temprano desde Rotterdam, Holanda, a través de una llamada telefónica. Era una dama. Comenzó a contarmeContinue Reading “Una llamada desde Holanda”

Un Changarro de Historias

Palabritas y estornudos

Palabritas Otra vez, para no variar, llegó enojada. Así ha sido la tónica de su existir en estos últimos cuatro meses. Se le da con facilidad eso de encabronarse, vaya, ha desatado el rasgo de mecha corta. Sus corajes son duraderos y agresivos para su propia estabilidad. Desde que cambió de trabajo, desde que entró a la nuevaContinue Reading “Palabritas y estornudos”

Un Changarro de Historias

Breve visita de las palabras dichas

La abuela había llamado con frecuencia, algo poco habitual. Lo hizo para saludarme, sobre todo para preguntar con tierna insistencia cuándo la iba a visitar. A la par, mi madre me refirió que veía más viejita y más enferma a la cabellitos blancos. Entonces compré mi boleto para pisar la Ciudad de México con el propósito primordial de disfrutarContinue Reading “Breve visita de las palabras dichas”

Un Changarro de Historias

Preguntándome por Atila

He llegado a Isla Mujeres. Vine por impulso aderezado de inquietud, por el arrebato de saber un poco más acerca del personaje que me ha traído hasta acá. No estoy aquí para bucear o practicar snorkel. Estoy aquí para aproximarme en grado mínimo a la historia de un hombre que decidió ser luchador para trascender, sinContinue Reading “Preguntándome por Atila”

Un Changarro de Historias

Un amable acordeón (puño de tierra)

Recorre el panteón a paso lento entre los estrechos senderos que rodean las tumbas. Lleva rato en la búsqueda de familias que soliciten el sonido de su acordeón para alegrar al respectivo difunto con las canciones que le gustaban en vida, sin embargo ha encontrado tristeza, bolsillos escasos y apatía hacia la música norteña. Viste conContinue Reading “Un amable acordeón (puño de tierra)”

Un Changarro de Historias

Un par de oídos en el cielo

Con un pequeño rosario en su mano derecha, la señora que viaja junto a mí reza con ojos abiertos previo al despegue. Después de terminar con sus oraciones, y guardar el artículo religioso en el suéter que porta, se toma la molestia de compartir que es la segunda vez que sube a un avión a susContinue Reading “Un par de oídos en el cielo”