Un Changarro de Historias

De selfies en diciembre

Columnista: Elías Leonardo Me he descubierto incapaz para ser la persona con la cualidad de interrumpir buenos momentos en una fiesta o reunión con la petición de “foto, foto” con su móvil para que quede testimonio de ese suceso mediante una selfie. Lo supe en este mes diciembre, época del año en que abundan posadasContinue Reading “De selfies en diciembre”

El Filete Música

Se dice que allá en el Norte no hay Cultura…

Que la cultura termina donde comienza la carne asada dijo algún día José Vasconcelos, por eso titulamos a esta nueva columna El Filete,  que servirá como un bonito pretexto para hablar del arte local Sonorense que es tan bueno como su carne asada, ¡a huevo mi compa! #PuroChuqui y por supuesto inauguramos a lado de los amigos,  porContinue Reading “Se dice que allá en el Norte no hay Cultura…”

Un Changarro de Historias

Un poema rumano con el puño en alto

 Columnista: Elías Leonardo Ha dicho que no va más. Cuerpo, salud y edad, le han dado la orden de despedirse. Con dolor y resistencia ante la realidad, Catalina asume que es el mejor momento para retirarse. No puede contener el llanto. Bañada en lágrimas nos avisa que ha llegado el fin de su trayectoria profesionalContinue Reading “Un poema rumano con el puño en alto”

Un Changarro de Historias

Al que madruga, Marco Antonio Solís le canta

Columnista: Elías Leonardo He cumplido tres semanas despertándome a las siete de la mañana por el ruido que producen los martillazos en el patio o techo de la casa. Es horario nada habitual para que mis ojos se abran, pero Pachi llega temprano a trabajar y no pierde segundos en tirar piedra, así que meContinue Reading “Al que madruga, Marco Antonio Solís le canta”

Un Changarro de Historias

Me gustó quererte en septiembre

Columnista: Elías Leonardo “Recogiste los libros de otro tiempo, el que fuiste hace mucho ante esas páginas” Juan Villoro, Con el puño en alto Fue hasta el 21 de septiembre cuando pude comunicarme contigo. Te sorprendió mi llamada. Contrario a la seguridad que posees para mantenerte serena en todo momento frente a cualquier situación, tartamudeaste.Continue Reading “Me gustó quererte en septiembre”

Un Changarro de Historias

Gratitud a un trato inexplicable

Columnista: Elías Leonardo Desconozco si así se comporte con otros, pero conmigo es grosera y majadera. Puede tardarse un año para responder a un saludo. Pedirle que sea educada y cortés es una absurda petición, o eso parece, pues ni un “hola” obsequia. Es berrinchuda, testaruda. Es insoportable. Reitero que escribo según como me vaContinue Reading “Gratitud a un trato inexplicable”

Un Changarro de Historias

Relatito al sismo, a la nostalgia

Columnista: Elías Leonardo Mi madre no deja de presumir la anécdota de cuando quiso darle la gran sorpresa a mi padre de que por fin yo había aprendido a caminar solo y a decir “papá, púrate”. Cuenta que nos aparecimos en su consultorio, ubicado en la colonia Condesa, en los alrededores del Parque España. PorContinue Reading “Relatito al sismo, a la nostalgia”

Un Changarro de Historias

La magia de una cabina para un corazón bateado

Columnista: Elías Leonardo Suena el claxon. Han llegado por mí. Es Erick, amigo y compañero de radio en el programa deportivo que conducimos lunes y viernes. Como no tengo auto, él se toma la molestia de pasar a recogerme. Solemos aprovechar el tiempo del trayecto hacia la estación para intercambiar temas o noticias que habremosContinue Reading “La magia de una cabina para un corazón bateado”

Un Changarro de Historias

El hostal de los prófugos

Columnista: Elías Leonardo Se postró desesperada en la recepción para exigir el trabajo. -Me urge, ¡lo necesito! Comprende, vengo huyendo. El propietario del hostal ni siquiera se alarmó, ya estaba acostumbrado a ese tipo de situaciones. Desde que lo inauguró, los interesados en ocupar la vacante de recepcionista argumentan lo mismo. Un argumento, por cierto,Continue Reading “El hostal de los prófugos”

Un Changarro de Historias

Ronquidos para decir adiós

Columnista: Elías Leonardo Escuchó el fuerte ruido que hizo la puerta al abrir y cerrar. Fue entonces que se despertó y se levantó de la cama para cerciorarse qué pasaba. Poniéndose bata y pantuflas salió de la recámara con el cuidado de no afectar el sueño de su pareja, un tipo que roncaba con esmero.Continue Reading “Ronquidos para decir adiós”