Coordenada de regreso en su sexta edición
Artes Escénicas Música

Coordenada de regreso en su sexta edición

El viernes 18 y sábado 19 Guadalajara fue sede de gritos, cantos, bailes, y muchos fans que no dejaron pasar ninguna oportunidad para presenciar las canciones de sus grupos favoritos arriba de los, en esta ocasión, cuatro escenarios de música  y uno más de comedia. 

Un año, un octubre y una edición más en la que nos volvimos espectadores dentro del Festival Coordenada, uno de los cuales nos ha demostrado en sus seis ediciones, que nuestra ciudad es un gran espacio para recibir propuestas musicales que cada vez toman mayor fuerza y aquellas que a lo largo de varios años han ganado fieles seguidores (Café Tacvuba, Los Estrambóticos, Babasónicos, The National, Alemán, Vampire Weekend, Billy Idol)

Un año, un octubre y una edición más en la que nos volvimos espectadores dentro del Festival Coordenada, uno de los cuales nos ha demostrado en sus seis ediciones, que nuestra ciudad es un gran espacio para recibir propuestas musicales que cada vez toman mayor fuerza y aquellas que a lo largo de varios años han ganado fieles seguidores (Café Tacvuba, Los Estrambóticos, Babasónicos, The National, Alemán, Vampire Weekend, Billy Idol)

En esta edición el ingreso al evento y estacionamiento fueron notablemente más cómodos. A diferencia de visitas anteriores a la Explanada del Estadio Akron, esta vez los trabajos dentro de las instalaciones como la colocación de pasto sintético y el espacio entre escenarios que fue reducido, hicieron de la experiencia una aún más confortable.

Cada acercamiento a un festival de música nos abre las puertas a no únicamente una experiencia musical, sino sensorial por completo, las vibraciones de los bajos en los escenarios, las luces e instalaciones estéticas, la gastronomía de marcas conocidas por los tapatíos y una serie de actividades que nos vuelven partícipes de esta gran producción, incluida la firma de autógrafos. 

Los sonidos de rock, hip-hop, pop comenzaron a sonar desde las 15 horas del viernes. La fusión con toques de jazz, funk y soul sobre una base de hip-hop del proyecto alternativo de Los Petit Fellas fue uno de los primeros del día en escucharse, las palabras de Nicolai, vocalista de la agrupación colombiana “Vamos a bailar con el único paso que sabemos” era el pica-hielo que necesitaba la gente para comenzar a  moverse y dar paso a las letras de Alemán, con su lírica crítica y sonido de trap.

The Drums, liderados por Jonathan Pierce, dejaron una vez más en el escenario, con un tinte nostálgico, el amor que tienen por los mexicanos y nuestro país con temas clásicos como Best friend, Money y Let’s Go Surfing, terminaron la ruleta de emociones con Meet me in Mexico y Under my belt, canciones que no podían menos que ser coreadas a todo volumen. 

Después de inundar las redes sociales el año pasado, Laura Pergolizzi, cantante y compositora conocida como LP, dejó una parte de su pasional e impresionante voz en el escenario.

Con un cielo que comenzaba a perder luz bajo las nubes, entraron a escenario los jóvenes noruegos que conforman Kakkmaddafakka con la misma energía que cada visita suya al país. El “efecto Kakk” es bailar de principio a fin, con un público que no deja de brincar y uno que otro torso descubierto.

Cada vez con mayor cantidad de espectadores recorriendo el terreno se continuaron presentando grandes músicos, The Neighbourhood, Café Tacvba con el sonido consolidado de años y Juanes, con sus canciones coreadas por generaciones compartiendo el vigor de la música y una muy buena sonorización. 

El mejor final de la noche de viernes fue Vampire Weekend con canciones de Father of the Bride (2019) y los clásicos como Cousins, A-Punk, Unbelievers, de ritmos alegres y temas agridulces, seguido por el dance punk del DJ  Andy Butler de Hercules And Love Affair

 La lluvia no fue impedimento alguno para disfrutar el sábado, con los sonidos clásicos nacionales como Babasónicos, de indie como Little Jesus, que cada año tiene más fuerza, y los ochenteros de Billy Idol con toda la intensidad que lo caracteriza.

Para cerrar con broche de oro el festival, la perla tapatía fue sede del baile del payaso del rodeo más grande a cargo de Caballo Dorado.

Este año además se implementó “Regreso a casa”, una opción de tres rutas de regreso para los asistentes que conectaban con sistemas de transporte masivo, el cuál operó hasta las 12:30 pm, además Coordenada confirmó una edición más para el siguiente año.

Fotografía de Cecilia Godínez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *