La vida de una Mujer Payasa
Artes Escénicas Circo Ruta Silviaje Teatro

La vida de una Mujer Payasa

¡Segunda llamada!, bienvenidas y bienvenidos a “Vabieka” el festival de payasas.

El festival inició sus actividades el día jueves 24 de mayo con el estreno del unipersonal “Vida” de la payasa Atanasia interpretada por Darina Robles de la Red de Payasas Mexicana, en el teatro de la Casa de la Cultura de Puebla, un hermoso teatro con telones azul añil.

¡Tercera llamada! Comenzamos: bienvenides a la vida, nos dice Atanasia, quien hace un recorrido por las cuestiones filosóficas, pero sobre todo humanas de la vida y las preguntas que surgen a partir de existir, acompañada de una serie de expertos filósofos, hidrólogos cuánticos, pierdas y guajolotes muy letrados, dioses y diosas elocuentes, que nos cuentan a partir de su persona de cartón ¿Qué es la vida?

Vida, el unipersonal es todo un viaje de risas además de un dialogo constante con el público, donde Atanasia a través de su romance con el viento, su danza contento-ránea y una escena melodramática que nos hace reír hasta la lágrima, nos regresa a los orígenes y alude a las enseñanzas de los abuelos y las abuelas recordándonos que la madre de todes es la tierra y no debemos a ella y no ella nosotros. Sin duda “vida” es un trabajo honesto y divertido que transita por las dudas que Darina el corazón detrás de Atanasia se pregunta todos los días.

La vida no es fácil para una mujer payasa, aun así, Darina a través de una hora y media nos demuestra que cuando la vida se pone difícil es cuando es más importante reír. Las mujeres necesitamos dejar de desaparecer y reír más, Atanasia no solo no lo recuerda, sino que lo sostiene, lo rectifica y nos dignifica a las mujeres y a las payasas por medio del humor, de la capacidad de poder reírnos de nosotras mismas y de la importancia de permitirnos el error. Como dice Atanasia; somos tan solo un pedo de conejo, es decir no somos nada, somos un pequeño pestañeo en la vida del mundo como para no permitirnos reír, ¿para ti qué es la vida?, nos pregunta esta payasa. Para Atanasia la vida es el ronroneo de su gatita, es el abrazo sororo de sus amigas, es la posibilidad de hacer humor, es las ganas de reír sobre las ganas de llorar, es las ganas de ser una mujer payasa, porque la vida es un regalo envuelto en un chiste.

Después de la función y del mar de aplausos y risas, salimos todas y todos corriendo a workosfera para la charla “Ser o no ser mujer payasa”, la charla inició con una videollamada hasta Brasil con la editora de la revista Payasería Femenina Michelle Silveria da Silvia, quien nos contó los inicios de la revista y lo contenta que está de que su última edición contenga un artículo de la Red de Payasas Mexicana, Palhaçaria femenina su nombre en portugués inicio sus publicaciones con un blog, en 2012 deciden lanzar la revista en una edición en físico con una versión bilingüe, las primera dos ediciones salieron del corazón y de los bolsillos de Michelle, al resultar la versión bilingüe mucho más costosa, las chicas decidieron realizar una versión en ingles virtual y publicar la revista en físico en portugués, éste es el formato actual de la revista.

Michelle, con gran alegría, nos contó acerca del movimiento de la payasearía en Brasil, que es sumamente grande y amplio, lo que ha logrado que las cantidad de payasas sea mayor que en otros países. Sin embargo, a pesar de tener mucha más presencia femenina en la el arte de la payasearía, los espacios y compañías seguían siendo monopolizados por los payasos hombres. Al notar esto, las mujeres payasas de Brasil se unen y tejen una red para crear sus propios espacios, sus propias compañías, su propia manera de crear y reír, estos proyectos han sido regados con tanto amor y sororidad que actualmente existen 14 festivales de solo mujeres payasas en Brasil, ¡pero qué maravilla!, sin duda la revista Payasería Femenina es uno de los tantos frutos de esta comunidad, quien no se conformó solo con crear compañías, foros y escuelas, si no que además generaron un registro y una extensa investigación acerca de ser mujer payasa, lo que se vuelve vital en un mundo donde las mujeres payasas no tenemos referentes.

Históricamente el payase se ha desarrollado en el circo, en la carpa,  que son lugares donde la participación de las mujeres era prácticamente un cuerpo femenino con lentejuelas que funcionaban como ornamentos y donde además los payasos tradicionalmente eran hombres, generando una escena a la cual las mujeres solo podían aspirar pisar vestidas de hombres, con números impuestos durante generaciones, ya que en el circo existe la costumbre de heredar los números que se han vuelto clásicos o incluso heredar  hasta los personajes, esto genera que los hombres payasos a lo largo de la historia tengan grandes referentes como Chaplin y las mujeres carezcamos de, sin embargo gracias a la Red de Payasas Brasileña que motivó a Darina Robles a formar la red en México, a la red colombiana, a la red de España, Argentina y a el esfuerzo de las mujeres en el mundo que se dedican al humor y a la payasería, hoy por hoy estamos creando nuevos referentes para la mujer payasa con entera libertad y muchísimo amor.

Al terminar la presentación de la revista, la palabra se compartió y paso a otras compañeras en una roda de conversa, donde tuvimos una variedad de talentos y proyectos como: presentaciones de libros acerca de la investigación del payase de calle, de la payasería, de la mujer payasa y el género, presentaciones de videoclips de clown comunitario, un sketch, música y un brindis, vimos todas las caras del festival, sus artistas, sus talleristas y por supuesto su público. Tuve la dicha de conocer a las mujeres payasas tejedoras de esta red que ahora sin duda se ha vuelto internacional y que ha tejido su primer encuentro en México, un mundo de mujeres payasas que iras conociendo a través de las siguientes notas donde con regocijo les contaré cada risa.

Luego entonces retomo el título de la charla y me pregunto: ¿Ser o no ser una mujer payasa? Y  me contesto “¡claro que sí!”, ientras levanto el puño al aire con una sonrisa.

¡Que viva la vida! ¡Que viva la risa! ¡Que viva Vabieka! Y que ¡vivan las mujeres payasas! ¡Porque vivas y felices nos queremos!

Créditos: Xosué Martínez | Labcdos

“La risa y la ironía son los medios que utiliza nuestro corazón para recordarnos que no somos prisioneros, prisioneras ni prisoneres en este. sino viajeros, viajeras y viajantes de paso.” 

Eben Alexander y la cuchara de Silviaje


Foto de portada: Karen Elizabeth Robles | Labcdos 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *