Un Segundo de Klexos en Foro Periplo
Artes Escénicas Danza

Un Segundo de Klexos en Foro Periplo

Klexos, la compañía de danza modern fusion de Pepe Muñoz presenta su última producción titulada ‘Un Segundo’ en las instalaciones de Foro Periplo y nos cuestiona sobre la influencia de las tecnologías digitales.

El ‘Diccionario de Dolores Obscuros’ del escritor y youtuber John Koening define la palabra Klexos como “el arte de vivir el pasado más allá de la nostalgia o el arrepentimiento”.

Este heterogéneo diccionario es un proyecto encaminado al nombramiento de sentimientos aún no reconocidos oficialmente por los cánones de la lengua inglesa, pero que su autor afirma identificar en personas de todo el mundo.

Si bien su esfuerzo se traduce mejor como una poética de la modernidad, sus términos han encontrado cierta aceptación en círculos millennials y centennials cada vez más arraigados a la cultura sentimental del internet. En el mundo de John Green (Bajo la misma estrella)y E.L. James (50 Sombras de Grey) es importante legitimar los sentimientos que nos ocasiona la virtualidad a través de más virtualidad; una poiesis hipertextual que ha empezado a permear en las producciones escénicas de Guadalajara.

Klexos también es una compañía de danza modern fusion (moderna con elementos de clásica y hip hop) fruto de la academia R EVOLUTION – THE COMPLEX dirigidas por el bailarín Pepe Muñoz desde el poniente de la ciudad (Santo Tomas de Aquino #5025, Zapopan, Jalisco), que reúne a bailarines jóvenes (de entre 18-19 y veintitantos años de edad) y que cuenta con unas cuantas producciones bajo el brazo desde su fundación en 2016.

Su última pieza, titulada Un Segundo es descrita por la compañía como “nueve personas que se encuentran cautivas en un espacio limitado, sin razón lógica, ni explicación viable. Cada una de ellas debe descubrir el misterio de su castigo confinado en este espacio. Tendrán que indagar en sus sentimientos y sus acciones del pasado, tratando de combatir el instinto de supervivencia en el que ese ‘cuarto’ los ha puesto”. (sic)

Lo primero a resaltar, es que por mucho que la compañía se describa como profesional en sus redes sociales, no lo son. Sin caer en un juicio de valor, ni en el criticismo: se trata de una compañía de estudiantes dirigida por un director de academia con las ventajas y limitaciones que esto implica.

A lo largo de su última presentación acontecida el pasado domingo 17 de febrero en las instalaciones de Foro Periplo, la compañía transita entre la saturación de recursos, técnicas, estilos y estéticas propia de los trabajos académicos de jóvenes creadores, y una energía e intención grupal que, si bien flaquea en momentos muy determinados —como el rellenar innescesariamente el espacio con bailarines ociosos durante los duetos o ese ligero desface propio de bailarines en entrenamiento—, la pieza también es merecedora de momentos genuinos, trazos cuidados y un buen uso del claroscuro.

Y quizás lo más importante a destacar tenga que ver con el motivo de la función. Un Segundo es un espectáculo de danza que refleja el zeitgeist de nuestra producción cultural; una producción de la generación YouTube que busca el individualismo, la diferencia y el no conformismo a través referencias no explícitas (pero sí identificables) ala young adult.

Con una elección de colores grises y fríos para el vestuario (sorprendentemente poco sexualizado) y un atrezzo compuesto por mamparas de madera (y curiosamente, un nudo corredizo para el suicidio de uno de los intérpretes) y un sentimiento de pesadumbres asociado a la lucha o asimilación del sistema, la narrativa se nutre de situaciones grupales y contestatarias que no dejan de sonar a Divergente, Maze Runners, Hunger Games y similares. La música: abran su YouTube desde la sesión de incógnito.

Una pantalla plana situada en el centro superior del escenario avienta frases como HABLEN TODOS, SONRÍAN y DÍA 83 acompañadas por un cronómetro, a veces detenido, a veces avanzando y a veces retrocediendo. Sobre los jóvenes bailarines, concentrados y entregados, una cuerda cuelga ominosamente sobre sus cabezas.

Fotografías de Emmanuel ‘Manny’ Moreno para Sombra Emergente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *