Fado y sones mexicanos en la FIL 2018
Música

Fado y sones mexicanos en la FIL 2018

Por: Edith Panduro 

La edición número treinta y dos de la Feria Internacional del Libro (FIL) Portugal 2018, reunió los sonidos de la música portuguesa de Gil Do Carmo y la voz de la mexicana Lila Downs.

Gil Do Carmo

Los sonidos traídos desde Lisboa y la suave voz Gil Do Carmo resonaron en el Foro FIL, un concierto que engalanó la noche con el fado, una de las máximas expresiones de Portugal. El romance y la seducción se hicieron presentes gracias a la guitarra portuguesa, el acordeón y la guitarra acústica, que ofrecieron una gran velada para cientos de asistentes que gozaron dentro del recinto, e incluso fuera de éste viendo el espectáculo a través de pantallas.

El hijo de Carlos do Carmo (Lisboa, 21 de diciembre de 1939),uno de los más significativos intérpretes del fado a nivel internacional, pisó tierras tapatías. Gil Do Carmo salió al escenario portando un saco blanco y un pantalón negro de manta y mostró desde el inicio dos cosas: la ternura por su natal Lisboa y su pasión por la música.

Acompañado de una alta dosis de  jazz, una pizca de sonidos tradicionales de Brasil y el fado por excelencia, Gil Do Carmo, interpretó las canciones, Menina Do Calção Branco, O Teu Cheiro A Café Torrado, Secreto Segredo, entre otros temas más.

“No falta amor, falta amar”, era una de las frases que se leía en los visuales gráficos del show. “La música es universal, Lisboa es como un balcón que nos lleva a México”, fueron palabras que expresó Gil Do Carmo, durante el concierto. El intérprete creó toda una atmósfera de amor, provocando unir a varias parejas en un beso.

Lila Downs, una fiesta de colores

Mujeres con vestidos bordados típicos mexicanos, rebozos y el cabello dejando ver dos trenzas, eran la señal: la compositora mexicana Lila Downs (Oaxaca, 9 de septiembre de 1968), se presentaba dentro del marco de la FIL 2018.

Al segundo día de la feria del libro en Guadalajara, se vivía un encuentro de sonidos tradicionales de México y Portugal.

Con un pañuelo verde fosforescente en la mano, peinada a dos trenzas con un adorno de flores, sujetado de lado, y vestida con un flamante vestido bordado a colores, morado y verde, la intérprete embargó el lugar con su potente su voz al cantar Mezcalito, la fiesta de Lila, comenzó pasadas las diez de la noche, acompañada con su orquesta formada por percusiones, trompetas y saxofón.

Con gráficos visuales de la Virgen de Guadalupe, montañas, campos y metates de maíz, Lila Downs dio inicio a una fiesta multicolor, llena de flores y aplausos; sonriente y precisa, la cantante oaxaqueña, hizo del Foro de la FIL, desde la primera canción, un gran salón de baile. Destapando una botella de mezcal, la cantante mexicana mostró a los ojos internacionales que la miraban la fiebre y la tradición mexicana, expresada entre canción y canción.

Un show literario, la intérprete durante su presentación compartió unas líneas inspiradas por el realismo mágico del célebre autor jalisciense, Juan Rulfo (Apulco, Jalisco, 1918).

El espectáculo además contó con la presencia de un grupo de ballet folclórico. Downs compartió su repertorio musical donde no faltaron las canciones rancheras, boleros, sones mexicanos e incluso canciones de protesta; como el tema: Viene la muerte echando rasero, tema con el cual el público realizó el pase de lista, con el conteo de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

Vámonos, Humito de copal, Son de Juárez, Urge, Bésame mucho de Consuelo Velázquez, canción que interpretó en compañía del invitado de honor Gil do Carmo, entre otros temas fueron coreados por la audiencia que se dio cita para ver el derroche de folclor mexicano.

Fotografías de Emmanuel ‘Manny’ Moreno para Sombra Emergente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *