Encuentro místico-cultural con MiraMundo
Música

Encuentro místico-cultural con MiraMundo

Escuchar la música de MiraMundo es el soundtrack perfecto para viajar. Te hace sentir que caminas por las soleadas calles de Roma, o por un México caótico; te hace imaginar cómo sería sentir la brisa salada de la playa en Barcelona o la humedad del carnaval en Río.

El acercamiento de cada músico a su instrumento dice mucho de ellos y los muestra distintos, únicos y comprometidos. En este caminar juntos se puede extraer lo mejor de una voz en extremo talentosa que canta ópera y flamencos; de un violín que conoce lo más recóndito de los fraseos gitanos y la música folclórica italiana; y una batería finísima, exquisita, que parece una sombra imperceptible en ocasiones pero que pinta de hermosos contrastes las canciones de la banda.

Foro Periplo fue casa de una fiesta intercultural, donde MiraMundo y el público tapatío disfrutaron de compartir eso que nos une más que la zona geográfica o el idioma: la música.

Con canciones originales y un par de interpretaciones de lo más tradicional de de Italia, España, Brasil y México, MiraMundo se empapó de un cálido recibimiento tapatío.

Los músicos compartieron sus ganas por conocer qué hay más allá del océano, y nosotros pudimos darles algo de esa sorpresa y agradecimiento que sucede al escuchar una canción por primera vez.

¿Sí o no reside cierta magia en exponerse a algo por primera vez? La ingenuidad del escucha encontrada con la expectativa; sumada a todo aquello que pueda ofrecer el artista que está cara a cara con nosotros.

Así, el carisma de la banda nacida en Barcelona pero con mucha mística latinoamericana logró enganchar a un par de tapatíos que nos volvimos a casa tarareando un par de sus canciones.

Miramundo es:

Agostino Aragno – violín (IT)
Ernesto Vargas – contrabajo (MX)
Desirée Miras – voz (BCN)
Luiz Murá – guitarra, mandolina, cuerdas (BR)
Gloria Maurel – batería (BCN)

Fotografías de Cecilia Godínez para Sombra Emergente

Volteo hacia arriba cuando paso abajo de un árbol, tengo palabras favoritas para pronunciar, leer y escribir. Me gusta la cultura callejera: la que se escucha en una conversación ajena, o en la mezcla de géneros de un músico local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *