VISO OUT FESTIVAL: CAPÍTULO DOS
Artes Escénicas Danza El Filete

VISO OUT FESTIVAL: CAPÍTULO DOS

BITÁCORA DEL ESPECTADOR

MIÉRCOLES 6 DE JUNIO

34755247_1857840077842436_3258202425999228928_o

CUERPO METAMORFO

Unipersonal de Mario Lagarda.

El vacío de una bodega blanca, lo gris del cemento, el plástico que dibuja un torso sin extremidades sobre la pared, la mutilación de la ausencia, el gis, el cuerpo, Mario.

Lagarda  suele tener una especie de sencillez poética a la hora de componer la escena, se nota que diseña, investiga y  busca, sin embargo esta pieza en especifico tuvo pocos destellos de vida, podemos ver una estructura pero no sentimos nada, esto se debe a que lo que vimos es el inicio de algo, un proyecto en proceso, al que sin duda le hace falta mucho trabajo. La pieza tiene una propuesta interpretativa aun en premisas, pero una dinámica sonora sin duda muy interesante, en donde Mario utilizaba el sonido de su respiración y de su corazón como parte de la base musical de la obra. También he de decir que no es fácil autodirigirse, ni estar solo en escena, se requiere de mucho rigor y disciplina, cualidades afines a Mario.

Para terminar me gustaría agregar que me resulta muy chistoso que aun exista gente que se escandaliza por ver bailar a un hombre en ropa interior y que a veces tanta construcción puede parecer innecesaria a lado de momento vivos, como ver bailar (con goce y libertad) a un hombre en calzones.

 

JUEVES 7 DE JUNIO

35143791_1859583817668062_6351556155977760768_o.jpg

SIAMÉS

Agua noche Teatro
Dirección: Edgar Vejar
Texto: Luis Mario Moncada y Martín Acosta

Un dispositivo escénico, un ejercicio…

Instrucciones:

Busca una pareja (alguien con quien no hayas venido al festival).

Entren a la sala.

Tres voluntarios que pasen a leer un texto (tres atriles y tres micrófonos).

Texto: “Las historias que se cuentan los hermanos siameses.”

Una cámara, una pantalla y tres intérpretes juguetean al lado de los tres lectores-público, la pantalla proyecta los detalles en vivo, imágenes alusivas a la ruptura de una relación íntimamente estrecha.

Referencias literales de unir y romper
una aguja que enlaza dos pieles,
un tercero en discordia
¿el mejor pegamento es el amor o la kolaloca?

 

AHUA AQUÍ HABÍA UN ÁRBOL

    22769825_10212711160768380_6821063982045536146_o

Fotografía de Cmm Multimedia Durango Cortesía de Héctor Morán.

Performer: Héctor Morán
Musica: Héctor Morán
Vestuario y utilería: María Rosario
Diseño espacial y de iluminación: Héctor Morán

Fui por más cerveza en el intermedio de dos piezas, mea culpa, esta maravillosa idea no se me ocurrió solo a mí así que cuando corrí a la pieza aun estaba medio vacía. Veo gente sentada y una silla sola, la única, me siento muy coqueta con mi vacito lleno y luego pregunto ¿me puedo sentar? Javier que tenía los audífonos puestos me dice, tu siéntate y si te dicen algo te quitas, volteo a mi alrededor y más, identifico a más publico, eran 8 sillas si no me equivoco cuatro de cada lado, dos chicos acompañaban a su pareja a lado de sus sillas en cuclillas así que me dije todo bien.

Suena un beat a lo lejos y una mujer entra a escena con un traje de plástico. No es una mujer, es un chico que luce hermosa, hace calor, todos tenemos calor, pero el llueve sobre el piso, su traje transparente su nubla, su cabellos rojos terminan en una punta en contra posición A y su bello lunar situado perfectamente sobre la esquina de su boca, donde acaricia sutilmente su labio superior.

Él se disfruta como ella, es ella, queremos saber su nombre, todos estamos interesados en conocerla, su movimiento, su contoneo, a manera de pasarela experimental, nos atrae, su sudor, su esencia. El beat comienza a crecer, al igual que sus movimientos, sale del traje, muda de piel, podemos ver su pecho y sus zapatillas bailar, caer y levantarse, caer y levantarse. El beat sube, tocarse, quererse, caer y levantarse, morir y renacer, amarse, tocarse, caer y levantarse, ahí había fuerza,  ahí había un árbol.

El árbol existió literalmente gracias a las únicas tres personas con audífonos sentadas en las primeras tres sillas del espacio, audio A y audio B alcancé a ver que decían dos sus asientos, incluso mi cerveza y yo delimitábamos el espacio y lo convertíamos en esa pasarela, en un anaquel, en un aparador.

La pieza fue corta y tenaz, concreta, esa noche vi nacer a un árbol.

 

VIERNES 8 DE JUNIO

SIAMO

35156787_1859587291001048_7878353468484747264_o

Dirección: Ana Luisa Beltrán

Un dueto interesante, hermosas pieles morenas que bailan dibujando varias escenas románticas, varias alusiones al amor, él y ella, ella y él.

Ellos bailan con una  ternura que se siente fidedigna, una inocencia auténtica. Un mensaje de voz se reproduce al fondo, “el amor en tiempos de whatsapp“, la sinceridad que se percibe en el mensaje, me hace pensar en cómo fue obtenido y agregado a la pieza, me pregunto si lo que escuchamos fue una verdadera confesión de amor o un trabajo muy bien representado.

Siamo es una puesta más cercana a lo lírico y a los inicios de la danza contemporánea que a lo experimental, lo cual contrasta (y de una buena manera) con todas los otras propuestas del festival. Esto sin que su cercanía a lo clásico no le resta creatividad, es decir la pieza esta resuelta desde una estética del movimiento semi-clásica, pero eso no significa que solo copien y repitan el estilo como suele pasar con la danza académica, el trazo en diagonal que marca la pareja es acertado a la hora de ver evolucionar la pieza por el espacio,  ellos flotan juntos.

La obra es  bonita, sencilla, se siente amena y sabe dulce, así como el amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *