UDPD: FISURAS ¡21 años de La Lágrima!
Artes Escénicas Danza El Filete Entrevistas

UDPD: FISURAS ¡21 años de La Lágrima!

FISURAS

(De la serie Diagramas de Flujo)

Festejamos 20 años de Producciones La Lágrima con Fisuras, una coreografía entrañable para el grupo porque se compuso con muchas voces y se ha bailado con muchos cuerpos.

En Fisuras converge la poesía de David Huerta, esculturas de Gunther Gerszo, la interpretación musical de Alberto Cruz Prieto y el concepto de iluminación de Jesús Maldonado. Para su realización, se implemento una metodología derivada de las matemáticas: a partir de la definición del algoritmo, los bailarines generaron un número limitado de movimientos que fueron manipulados en diferentes combinaciones, tiempos y espacios.

Las hendiduras parecen respirar:
Precipicios que dividen los cuerpos
y luego los acercan,
Ardientemente,
al cerrarse en un clima
de fantasma y jadeo.
-David Huerta.

Intérpretes: Alejandra López Guerrero, Emmanuel Pacheco, Jessica Félix, Marcela Abaroa.

Música: Mignone, Handel, Chabrier, interpretada por Alberto Cruz Prieto.

Diseño de Iluminación: Jesús Maldonado.

Producción Ejecutiva: Nataly Peña.

Dirección y Coreografía: Adriana Castaños.

(Texto tomado del programa de mano)

Se abre el telón no hay música, cuatro cuerpos, cuatro movimientos, se repiten, rotan, salen de la escena y comienza una música dulce, suave, nostálgica, con esa tristeza elegante que tiene el barroco y la música clásica.

Movimientos líricos, tiernos, jadeos, relaciones, caricias y yo preguntándome: ¿Esta es una pieza de la lágrima? No me malentiendan, la pieza es sublime, nunca antes un algoritmo había lucido tan hermoso, pero para los que seguimos el trabajo de Adriana y su compañía, sabemos que es por mucho una de las coreógrafas que más explora la teatralidad de sus bailarines, así como el uso de la voz, algo que es notable sobre todo en su trabajo de los últimos años, es decir Adriana es más que una coreógrafa, ella puede entender y componer la escena más allá de la danza y más allá del teatro. Sin embargo, en cuestión de segundos, la pregunta ya no fue importante y así sin darme cuenta, me encontré sumergida en el afable vaivén de Fisuras.

El tiempo y el trabajo ha pasado por el cuerpo de los intérpretes, sin embargo no solo su cuerpo ha madurado también su estar en la escena. Son firmes, contundentes, abiertos y generosos, esto hace que la entrada de nuevos elementos sea natural y amena. Es por ello que Marcela brilla en la escena tanto como brilla lo nuevo.

Mi momento favorito de esta pieza es el dueto de Emmanuel y Alejandra, nos regalaron consistencia, una técnica limpia y sagas, pero sobre todo disfrute mucho como echaron el corazón por delante, el ambiente que lograron crear fue onírico y romántico, nos dan una referencia del amor, pero no del amor cliché, no del amor impuesto por una sociedad que solo reconoce a el hombre y a la mujer como una única posibilidad a través de cadenas de posesión. El suyo era un amor que sobrepasaba los cuerpos y se convierte en una electricidad tenue que nos permitía a todos sentir ternura, sentirnos amados. Entre ellos existe una lealtad como la que se le tiene a la familia, al compañero y con los años que llevan compartiendo a través de la imaginación y el movimiento no era para menos.

Sabemos que Jessica ha sido Mamá el año pasado, su cuerpo ha cambiado pero no su movimiento, no la conozco de cerca pero cada que la veo en escena me atrapa su misticismo, siempre me ha parecido enigmática, tiene una fuerza tan grande que pudiera intimidar a cualquiera si no fuera porque se cubre de ternura, ella crea un balance que resulta necesario en la escena.

No hubo ningún clic durante toda la pieza, esta no es una obra para ser vista a través de las pantallas:

“Hay piezas en las que no importa, pero en esta sí, por la música, por el silencio y por las sensaciones”

Nos comenta Adriana Castaños cuando nos acercamos a preguntarle acerca de ello,

“Esta pieza la remontamos el año pasado para festejar nuestros 20 años, la primera vez que se presentó fue en el 2005.”

JCH_0217
Fotografía de Ana Isabel Campillo. Margarita Barrera y Zahaira Santa Cruz (2006).

Silviaje:  eso explica por qué es tan lírica y más inclinada hacia lo clásico.

“La pieza nunca tuvo la finalidad de ser clásica, incluso nosotros nos sorprendimos con el resultado, en realidad fue la combinación de muchas coincidencias, el poema de David, Alberto me había regalado la música y las matemáticas arrojaron esos movimientos, dándonos algo que combina lo duro con lo nostálgico.”

Fisuras-Fotografía Búho 2.0 (2)(1) (1)
Fotografía de Búho 2.0, Nadia Rodríguez y Jessica Félix (2007).
fis mujeres ESanchez (1)
Fotografía de E. Sánchez: Jessica Félix, Luisa Castro, Nadia Rodríguez (2007)

Silviaje: ¿Y cómo ha sido el proceso de remontar Fisuras?

“En lo personal no me gustan los remontajes, porque te quedas con la idea inicial y nunca es lo mismo, pero en el caso de esta pieza hace una lectura en el cuerpo de los bailarines, desde la técnica hasta la interpretación y donde además el descubrimiento es placentero. Ha sido bailada por muchos cuerpos en diferentes tiempos y siempre arroja algo nuevo”

Fotografía 1 Fisuras

El único disparo que lanzó Dyana hacia el grupo ese día, fue después de esta pequeña entrevista, en los camerinos, fuera de escena, en el teatro de noche, en casa, con la familia.

_MG_2551
Adriana Castaños y el elenco de Fisuras 2018. Fotografía de Dyana Torres para Sombra Emergente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *