UDPD: COLECTIVO QUERIDO VENADO
Artes Escénicas Danza El Filete

UDPD: COLECTIVO QUERIDO VENADO

Colaboración de Alicia Salguero para El Filete

Un Desierto Para la Danza: Lunes 23 de abril.

27813410218_75ee1649e7_z

Darks bright, baby: Internet y pastel goth

MTV: La primer referencia que me viene a la mente durante los primeros minutos de Lepanto. El minimalismo pop que mencionan en la entrevista incluida en el fanzine de Un Desierto Para la Danza 2018 se hace presente de manera precisa, queer, cuidadosa casi hasta el narcisismo.

Una coreografía cuya ejecución requiere de un estado mental aritmético y de total atención: la geometría, los algoritmos, la acumulación en su sentido matemático. La repetición y la suma como estrategia coreográfica, dan como resultado un tejido que va bordándose en complejidad y en cuerpos. Básicamente -al igual que las otras dos obras presentes en el programa de Darks bright, baby– es una propuesta plástica en cuarta dimensión: el tiempo se entreteje a las imágenes propuestas por los Querido Venado[1] revelando una composición que captamos desde el primer segundo, pero que continúa complejizándose estructuralmente mientras en otros sentidos permanece sumida en el mismo estado inicial. Una animación por computadora, una caricatura sin sentido.

Una obra que se permite ser simplona, intrascendente, millennial en el peor sentido de la palabra, molesta y hasta estúpida sólo por el placer de serlo, por la facultad de serlo (por la facultad de ser), Darks bright, baby reúne fragmentos de tres coreografías distintas que se hilan mediante este juego, esta convención de reírse de uno mismo pero tomándoselo muy, muy en serio.

MTV continúa en la segunda parte, antes de la cual una cantidad considerable de público ya había abandonado el teatro. Pompones y un conejo gigante, un fetiche coreano. Risas, risas porque veo en el escenario algo completamente tonto, completamente pulcro, perfeccionista en su concepción. Esta pulcritud se desmorona en la tercera parte mientras el escenario se empapa de los litros y litros de leche que derrama una horda de cerdos que los intérpretes sostienen con una corporalidad limpia y precisa acentuando por contraste las arcadas provocadas en más de un espectador.

39876045190_d8e10c74fb_z

Darks bright, baby fue sólo una de las más de diez coreografías presentadas en la Muestra Internacional Un Desierto para la Danza en su edición 26. A pesar de los obscenos recortes presupuestales, el festival de danza más grande del Noroeste y uno de los más importantes del país, sigue vivo. Seguirá vivo mientras sus butacas permanezcan habitadas, mientras el ansia de crear, de ver y de compartir sea más grande que el de quienes manejan nuestros recursos.

39858241360_5e87d7fe50_z

[1] El Colectivo Querido Venado –nombre derivado de la tradición huichol- es un proyecto escénico dirigido por Guilermo Aguilar, Isis Piña y Sergio Valentín radicado en la Ciudad de México.


27796431138_baac21e71b_z (1)

MTV EN EL DESIERTO

Colaboración de Danny Landa para El Filete.

Darks bright, baby, del Colectivo Querido Venado, fue un conjunto de tres piezas coreográficas de diferentes edades cada una, unidas por un sentido irónico y sarcástico con un muy marcado estilo pop.

El primer trabajo del programa plantea un espacio limpio, fríamente iluminado para darle su lugar a la oscuridad. Cuatro personajes que juegan en imagen con la perversidad de la adolescencia, el espacio es intervenido por trayectorias tajantes de parte de los intérpretes y la repetición de un conjunto pequeño de movimientos minimalistas. Repiten, repiten y repiten se desprenden, se vuelven a juntar.

La progresión de la repetición no perjudica al movimiento repetido en cuestión sino al siguiente, provocando que esta coreografía llena de segmentaciones, tenga cortes limpios, precisos y justificados. La pieza me llevó a un video musical por los efectos de las luces que lograban intervenir las trayectorias y la temporalidad de los cuerpos que permanecían fieles a la repetición.

40772593505_983336d808_z

El segundo trabajo, con 5 intérpretes en escena, me recordó la estética de los videos de Moby, las máscaras de animales, la música y la baja de gravedad en el espacio, creaban una atmósfera onírica, una pesadilla cómica, incómoda, incomprensible, pero no te dan ganas de pellizcarte y despertar. Me pareció el trabajo que más recargaba su discurso en la plástica y dentro del programa podría comparar su funcionalidad con la de un entremés en teatro.

La pieza del cierre, con un tinte de performance que llevaba la ironía al lugar de la crudeza. Me remitía a las caricaturas para adultos atravesadas de irracionalidad de personajes impávidos y dementes. Humanos-bestias, dependientes, violentos, imperturbables, escatológicos. Como cualquiera.

26814342667_078c86e141_z

Fotografías Cortesía de ISC para Sombra Emergente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *