Inmersos en otra dimensión
Danza

Inmersos en otra dimensión

Por: Carolina Gaspar

A lo largo de la historia los seres humanos nos hemos organizado y agrupado de distintas formas y bajo diversos fines. La sociedad actual responde y ejecuta los conjuntos de sistemas y codificaciones que han resultado del desarrollo de la humanidad en la búsqueda por comunicarse y unificar de alguna manera el entendimiento del entorno aunque éste se someta a la percepción particularmente distinta de cada individuo que junto con su experiencia lo hacen re-interpretar y apropiar de maneras variadas estos sistemas.

Al formar parte de un grupo de cualquier índole, se espera que el individuo se comporte de cierta forma, comparta ideales, realice acciones, por mencionar generalidades, esto con el fin de mantener la pertenencia mediante la aceptación. Pero ¿qué pasa cuando una persona tiene gustos, rasgos, nivel económico o capacidades, que no son aceptadas por un colectivo? Pese a que en la actualidad la cantidad de información que circula es inmensa y hay una “apertura de mentes”, la marginación y segregación siguen muy presentes.

Para abordar dichas temáticas sociales, el ser humano se ha valido de diversos medios y herramientas como el relativamente reciente género de ciencia ficción, que surge en el siglo XX haciendo uso de la imaginación y el sustento de la ciencia; da lugar a narraciones de hechos ficticios acerca de los avances técnicos y descubrimientos científicos del futuro que, aunque se originó en la literatura, se ha extendido al campo cinematográfico y televisivo de manera notoria.

Con la premisa de la segregación como un problema de nuestra sociedad y la ciencia ficción como elemento creativo y de representación, DOCA DANZA genera una propuesta experimental de lo que ellos llaman danza ficción titulada “Prototipo de 5” .El gusto de los integrantes de la agrupación por este género, así como su interés por contextualizar la obra para acercar e interesar al público, los llevó a abordar la problemática de una manera creativa que nos hace sentir inmersos en una escena futurista.

Una chica con bata de laboratorio te recibe al entrar al foro, donde los bailarines ya se encuentran en escena acostados en el suelo, este hecho así como la distribución del lugar generan un experiencia más cercana, la historia comienza con la narración de un experimento mediante una proyección la cual, de manera inmediata, nos remite a una película. En ella describen a los 4 monocordes y explican la presencia de un humano entre ellos.

La proyección cesa y el escenario se llena de humo con ello el movimiento de los cuerpos mantienen un dinamismo y fluidez alternado con los efectos visuales de las luces y proyecciones haciendo que la línea narrativa no se vuelva tediosa.

El audio ayuda a generar la atmósfera, el aspecto humanoide se presenta con el maquillaje de los rostros que enfatiza su gesto, el cual se mantiene estoico durante el desarrollo de la obra, junto con la vestimenta de camisones blancos y el cabello decolorado. La escenografía es de cuerdas colocadas de manera geométrica alrededor del escenario en forma de paredes, también hay luces neón que en varios momentos son utilizadas dentro de la coreografía. La trama gira en torno a una analogía de la sociedad determinada en donde los comportamientos responden a patrones y el conjunto de humanoides va haciendo distinciones al darse cuenta de sus diferencias.

La danza ficción puede no ser un género nuevo, sin embargo es abordada con creatividad dentro la escena local en esta obra que con el conjunto de elementos sonoros, audiovisuales, escenográficos, y de iluminación generan la ambientación de otra dimensión, y a partir de la ficción abordan una problemática real, lo que es a final de cuentas la base de lo que la ciencia ficción busca cuestionar, debatir y buscar respuestas acerca de la naturaleza, el hombre y la sociedad creando escenarios para ello. La obra nos lleva a la reflexión del comportamiento monocorde que nos conduce a actos de segregación, así como también  la modificación nuestras particularidades para lograr la aceptación y la imitación del canon marcado.

Fotografías de Nidia Beltrán para Sombra Emergente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *