UDPD: ¡Un brindis por Igor & Moreno!
Artes Escénicas Danza El Filete Entrevistas

UDPD: ¡Un brindis por Igor & Moreno!

Lo que pasó ayer con Igor & Moreno fue química pura, mi cuerpo aún sigue procesando su beat, me conecté, la conecté, mentiría si digo que ahora mismo no redacto con resaca, sigo emocionada por la pieza de ayer, por lo que dirá esta nota y como yo sola no alcanzo a decirlo todo, he buscado otro cuerpo, otra voz, para brincar juntas…

29982914_1662114957235146_6890209714058502897_o
Tomada del perfil de Danny

Texto de Danny Landa:

Pensar, accionar, repetir… RESISTIR.

Todos nos hemos sentido idiotas alguna vez al querer salvar al mundo y fracasar, todos nos hemos enamorado de proyectos comunitarios, de la fuerza de la multitud y el abrigo de la solidaridad. Todos nos hemos permitido decepcionarnos a mitad del camino, compramos el “otro discurso” de que el cambio empieza por uno mismo y nos quedamos ahí, en nosotros mismos, pero claro, con la conciencia tranquila. Después de un rato algo nos sacude, o nos paraliza, y solo contra el mundo deja de ser una opción.

Idiot-Syncrasy del grupo Igor y Moreno, nos planteó ayer su intento de salvar al mundo, como ellos mismos lo expresan, “hemos prometido que no nos separaremos”. Una pieza acerca de accionar y resistir juntos. El escenario de inicio llama a la luz, sobre linóleo blanco, tres anchas cortinas del mismo color desplegadas desde el techo, intercaladas hacia atrás, fue poner la “magia” de las piernas del foro sobre la mesa, era declarar que no había entradas y salidas. Los dos intérpretes aparecen, nos observan mientras permanecemos bajo el compromiso de la luz de sala, cantan y su voz viene de un lugar melancólico. Cantan para disponerse, para pronunciarse en la lucha, para pronunciarse a sí mismos y para disponernos como espectadores. Las voces se vuelven saltos, brindis, giros, y todo lo que se les pudiera ocurrir.

Eran acciones concretas a las cuales les daban todo el tiempo de suceder, resistían juntos. Jugaban a escondernos cosas, el sudor de sus evolutivas acciones, por ejemplo, al cambiar constantemente de camiseta tras las piernas del escenario, había una idea de no progresión. En el momento en que el engaño se volvía evidente, lo volvían evidente, manejaban el timing exacto de la comedia y la verosimilitud. Poco a poco la atmósfera se fue densificando en iluminación y tensión entre ellos, ahora girando, cambiaban la velocidad, la distancia, de nuevo, no importaba, lo hacían juntos y lo agotaban juntos, hasta volverlo sensual, pensar en entrometerse entre ellos te hacía pensar que podías lastimarlos. Pararon a su tiempo, o en realidad nunca pararon, como lo prometieron, resistieron hasta el final.

31381316_1578683238847180_9192709019788115968_n
Cartel Igor & Moreno UDPD

Texto de Silvia Maytorena:

Después de la función nos colamos a los camerinos, Igor & Moreno, (son iguales de amenos fuera de la escena) estiraban sus pantorrillas súper humanas en la alfombra mientras contestaban preguntas. Esta pieza tiene alrededor de noventa presentaciones a lo largo del mundo, ayer fue su primera vez en México, han brindado con muchos públicos, han brincado en varias fiestas. No tenían idea del poder del Bacanora, se los explicamos, rieron.

Silviaje: ¿Y por qué el Bacanora?

Igor&Moreno: Queríamos hacer un brindis pero de la manera local, para nosotros un brindis es un modo de celebrar el momento juntos, cada función y así como en España brindamos con Pacharan y en Italia con licor de mirto, pues acá se brinda con Bacanora.

Silviaje: ¿Y qué pasa con la risa?, ¿es algo que esperaban?

Igor&Moreno: No pasa con todos los públicos, pero ha pasado antes, para nosotros es importante crear la posibilidad para el sentido del humor.

Silviaje: ¿Cuánto tiempo tienen trabajando con este proyecto?

Igor&Moreno: 5 años, hay que insistir (pausa) perseverar (sonríe).

Silviaje: ¿Y qué me pueden decir con respecto a los pares, a las parejas, a las relaciones que vimos en escena?

Igor&Moreno: Nosotros intentamos dibujar relaciones muy abiertas para que se vuelvan completas con la experiencia de cada espectador, trabajamos a partir de la acción, pero cada acción suele tener significados limitados, nosotros  evitamos dictar una sola lectura, nos interesa la gente y la colectividad.

_MG_2568
Fotografía de Dyana Torres para Sombra Emergente

Los chicos tenían que irse, el teatro estaba mudando de noche, el escenario mutando en espera de su próxima pieza, los bailarines, los técnicos, el staff, todos como hormigas transformando el sitio, en eso, en colectivo. Cada que voy a una función suelo tomar notas que al final no uso o que simplemente no puedo descifrar, sin embargo en esta ocasión para cerrar la nota, me gustaría compartirles lo que descubrí en mi cuaderno esta mañana:

Voz viajera

Beat, brinco y latido

Reiletes

La sombra los delata se anticipa

Baile de pareja

Bailes de salón

¿Por qué cambian sus camisetas?

Es como un regalo de muchas coberturas

Es una fiesta

¡Llegó el brindis!

 

No tiene sabor pero se siente caliente

como todo lo que está vivo y se mueve.

Ese brinco me recuerda el folclor,

me recuerda la casa,

la fiesta nos envuelve a todos

  sabe a Bacanora, sabe a Desierto.

La cotidianidad hizo las paces con la escena

y nos regalo un poco de verdad en un trago

¿A qué sabe?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *