SLACKFEST: circo y comunidad
Artes Escénicas Circo El Filete

SLACKFEST: circo y comunidad

El domingo pasado me levanté muy temprano, fui al parque, corrí, compartí, baile, jugué, lancé malabares, bailé más, reí un montón y bailé otro poco. Ese día acabé con los pies hinchados pero con  el corazón lleno.

29391406_1406087309537422_1596281785_o
Fotografía de Carlos Lucero para Sombra Emergente

Para los que compartimos los cielos de fuego de este ranchito, sabemos de lo que estoy hablando, pero con la esperanza de tener algún lector cautivo en la perla tapatía, por favor, recapitulemos:

La escena circense en Sonora ha ido creciendo gracias a la pasión, practica, enseñanza e interés  de unos cuantos juglares que no se han dado por  vencidos y reconocen al circo como un hobbie y un deporte pero también como su oficio y su sueño.

En el 2010, después de un gran viaje a la 5ta. Circonvención Mexicana (uno de los festivales  de circo en México más importantes que es dirigido a la comunidad circense), se crea el club de malabaristas Hermosillo, posteriormente el club crea el Festival Malabarero, que contó con 5 ediciones y creció hasta convertiste en “Festival Malabarero Encuentro de Artes Circenses”, un festival dirigido al público en general, con una semana de talleres y espectáculos gratuitos, que tuvo como finalidad no sólo acercar el circo a los sonorenses sino también de dignificarlo como el arte que es y sumarlo a nuestra cultura.

Fotografía Cortesía de ISC para Sombra Emergente

 

 

 

 

El club de malabares y su festival, después de 6 años, no lograron mantenerse vigentes pero aun así nos dejaron mucho. Lograron crear una escena y una comunidad circense que crecería y formaría dos nuevas comunidades: movimiento vortex, comunidad hooper y el grupo slackline hermosillo.

Fotografía Cortesía de ISC para Sombra Emergente

El SLACKFEST 2018, celebrado el domingo pasado, logró reunir a las viejas y nuevas generaciones del circo contemporáneo sonorense en un desierto donde  hace 10 años nuestra referencia del circo era solamente los circos nómadas con animales. Somos los mismos que cuando empezamos pero mejorados, con más amigos, con más ideas, con nuevos mundos y cabezas.

Hablar de Slackline Hermosillo es justo eso, hablar de los amigos, del parque, de la montaña, del mar, de equilibrar tu mente y tu cuerpo, de atreverse, de tener paciencia, de aprender caminando, de respirar abrir los ojos y contemplar la línea de la vida.

Se podría  decir que pasamos de una sequía de circo a disfrutar del circo con toda la familia, y lo pudimos ver en el parque: al sobrinito, a la hija, al primo trepado en la cuerda, a la hermana, a la novia, al amigo malabareando, a la mamá, a la tía, al papá bailando por primera vez danza africana y a el abuelo haciendo yoga, ese domingo fuimos todos quienes creamos una comunidad en la que sí podemos confiar, en la nos sentimos seguros y libres. Compartiendo con mucho amor  los que más nos gusta hacer, porque en tiempos de tanta violencia, en un México tan surrealista que pasa de ser un chiste a ser un cementerio. En un desierto en guerra por el agua, con ríos envenenados y balas perdidas, necesitamos más que nunca creer en los otros, formar una comunidad incluyente y activa, apostar por el arte, por el circo y celebrar la vida cada día como ese domingo, aunque después de 10 años y de un montón de festivales, mi mamá siga llamando a mis clavas “esos que son como los del boliche”, jajaja ¡te quiero amá!

Fotografía de Carlos Lucero para Sombra Emergente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *