Nadie se acuerda que nos envenenaron
Artes Escénicas El Filete Teatro

Nadie se acuerda que nos envenenaron

28554719_1676013892477739_1712580278_o
Fotografía de Andamios Teatro.

Al entrar al cuarto no pude no notar el olor a chile y especias, luces tenues como estrellas colgaban del techo junto con frascos de vidrio, las luces se intensificaron y pudimos ver dos cuerpos cubiertos con un plástico. Los frascos tenían ajo, chiltepín, péchita y piedras, los dos cuerpos comenzaron a moverse y desenvolvieron un rió, pudimos ver nacer a dos campesinas que sembraban frijol. Zapateaban, bailaban, araban y recogían.

Huele a comida, a tortilla de harina, a queso de rayón, todo sabe a rió y a fiesta aunque no haya agua, estamos en casa.

A través de Diana y Any, recorremos los pueblos del Río Sonora sin movernos del asiento, un teatro documental que nos habla de personas que comen lo mismo que uno, que hablan como habla la familia, que nos recuerdan la casa, al baile del pueblo, al humor sencillo y a la vida bonita del campo.

Pero todos están enfermos, ¡se acabó la fiesta compa!, fuimos envenenados, el agua, la comida, nuestros hijos, nuestra sangre, y aún así se nos ha olvidado.

Es inevitable que en la escena no reconozcamos a los que queremos, pero ellos ya no están bailando en el río con su seisito a un lado, nadie festeja las ronchas, los tumores, el cáncer, los años de robo, porque Grupo México utiliza el 80% del agua de nuestro desierto, ¿y la justicia oiga?, ¿en qué lluvia se escapó?.

El colectivo lo que viene del sol, visitó el rió recolectando historias y ahora las ha llevado al escenario, para recordarnos que venimos del agua, que venimos del sol, pero que ya nada nacerá del plomo y la apatía.

¿y tú ya te olvidaste del agua que está llorando ahí?

28276937_10215212188600127_1595944457398587153_n

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *