Arturo de la Torre y la Brassarmada nos declaran Culpables
Entrevistas Música

Arturo de la Torre y la Brassarmada nos declaran Culpables

“Culpable es mi material como solista y ahora sí,
me tocó producir las rolas de cero a cien.
Este disco ha servido para poder abrirme muchas puertas
de colaboración y desarrollo personal como artista.”

Platicamos con el músico Arturo de la Torre, mejor conocido por haber sido el frontman de San Juan Project durante diez años, por tocar todos los jueves en el Salmón y por ser uno de los trompetistas más importantes de la escena local.

Todo comenzó en una ciudad de Wisconsin, EEUU…

Yo soy originario de Guadalajara, pero la devaluación del ’94 le pegó muy fuerte a mi familia, entonces tuvimos que salir del país. Así que nos mudamos a Beloit, Wisconsin.

Yo entré a la primaria, y me pusieron a elegir entre estudiar francés o música. […] El primer día de clases: odié el instrumento [saxofón]. Al día siguiente no lo llevé a propósito porque no quería tocarlo, pero llegó el director de la banda, me vio sin nada y me dio una trompeta. Tuve la dicha de que James Kelly fuera mi maestro, él fue trompetista de Temptation, de Diana Rose.

Yo nunca en mi vida, ni siquiera en el amor, he sentido una conexión tan rápida como lo fue con la trompeta.

Estaba en una ciudad donde yo era parte de la minoría. Como no entendía el idioma, mi instrumento fue mi amigo. Fui avanzando rápido y en segundo de secundaria ya estaba tocando a nivel universitario.

La formación y compartir conocimientos…

Después conocí a mi otro maestro, Brian Lynch, que me abrió las puertas al mundo del jazz.

Lo conocí a los 16 años. En un evento escolar llamado Spaghetti Jazz Night, donde tocábamos la  para sacar fondos, invitamos a Brian Lynch y yo fui a recogerlo al aeropuerto.

Es la primera vez que conocía a un jazzista de ese nivel y me sorprendió ver que estuviera tan interesado en conocer otras culturas.

Desde que subió al carro, me estuvo enseñando cosas. Todo ese fin de semana me la pasé con él, incluso me contactó con Wynton Marsalis, que es el papá de todos los trompetistas de todo el mundo.

Un día, me habla Brian diciéndome que fuera a Miwalkee, que Wynton iba a ir, que fuera a verlo. Me lanzo a todos los hoteles del centro de Miwalkee, y no lo encontré, ya hasta el final, me subí a un camión que me dejó exactamente donde estaba un hotel, cuando me bajo va llegando Wynton, así como película. Me acerco para ver si podía hablar con él, me da la mano y me dice: “¿tú eres Arturo?”

La vida me fue enseñando que siempre que se presentan las oportunidades, hay que sacarlas adelante. Ellos me enseñaron que todo lo que fuera aprendiendo, había que enseñarlo a alguien más. Es como una onda de pay if forward.

A parte de todo lo bondadoso de la música, conocer a esa gente, fueron mis pilares más importantes.

Como gringo en Guadalajara, su tierra…

Cuando yo regresé a México (2003), no había escena en Guadalajara. Me di cuenta de que no sabía nada de México, no me sabía ni una cumbia.

Me empecé a dar cuenta de cómo se trabajaba aquí en México: cosas buenas y cosas malas:

Aquí el músico mexicano tiene mucho conocimiento de cómo funcionar en vivo. Las bandas de aquí no tienen toda la preparación que tienen en Estados Unidos, pero en EEUU le echan la vuelta a la hora de tocar en vivo. Aquí por la necesidad, se crean muy buenas fusiones.

La música, su mejor amiga siendo un eterno extranjero:

Creo que la música ha sido la mejor herramienta en mi vida: para poder ver diferentes perspectivas, y para conocer a mucha gente que me ha ayudado a amar mas la música.

Hay días en los que ya quieres dejar todo, pero algo pasa con la música, que te levanta. Si eres fiel a ella, la música nunca te va a dejar abajo.


“Culpable”, un disco entre amigos y eruditos de la música.

Luis es mi baterista con Israel Ulloa [baterista de San Juan Project] que es también mi director musical*, ha tocado en los Grammys, en los MTV Awards, giras internacionales y sabe cómo está el rollo de las ligas mayores, y si mi idea es llegar ahí, necesito alguien que conozca ese terreno como Israel.

Dwight González toca tuba como si fuera bajo. Él es de Nayarit, pero es un chavo que está a un nivel internacional. En el bajo está Saulo Romo, músico local increíble, que con una nota te pone a bailar. Enrique Becerras está en los teclados, que es lo más loco que he visto en mi vida, es muy virtuoso.

Yo con los músicos soy muy de scouting, busco a los músicos que son muy buenos pero que no suelen tener el reconocimiento que deberían.

Eduardo es el guitarrista, es de Mazatlán. Tengo una fijación con cómo me gusta la guitarra y la batería, porque juego mucho con ellos cuando estoy tocando, la batería con el tiempo porque la trompeta es muy percusitiva y la guitarra es como una pelea de egos increíble.

Estas nuevas generaciones de músicos están saliendo muy chidos y muy preparados. En la Brassarmada por eso quiero agarrar a los músicos más jóvenes y más picudos, porque también están todo el tiempo empujándote y presionándote a ser mejor.

Y al final, mi tesoro: los metales.
Son Rubén, Cristopher, Juan y José. Son cuatro venezolanos que tocan trombón y los conocí durante el Jalisco Jazz Festival, tienen un nivel impactante porque van y vienen del jazz al clásico. Me enamoré de su sonido, tocamos juntos en ese festival y ahora ya son parte de mi Brassarmada.

BONUS: 

Los festivales favoritos donde ha tocado Arturo de la Torre:

  • Glastonbury
  • 212 RMX
  • MTV awards con Calle 13

Los foros favoritos de Arturo de la Torre en Guadalajara:

  • Primer Piso: donde todo comienza.
  • C3: donde puede hacer lo que quiera.
  • Galgo: un espacio emergente de clase y reto.

Habilidades de un músico actual según Arturo de la Torre:

  • Ser fiel a su música: todos los esfuerzos de difusión, comunicación, booking, todos todos, tienen que defender un producto sólido y de excelente calidad.
  • Aprovechar las plataformas digitales, conocerlas y participar en ellas.
  • Conformar un buen equipo que sobre todo crea en ti y en tu música.

Tocar en vivo es sumamente importante para Arturo, a pesar de que el nivel de exigencia para colaborar con él es altísimo, y eso se escucha en la producción del disco, Arturo siempre apuesta más por la experiencia de la música en vivo. Podrás escuchar Culpable este 1 de marzo en el C3 (uno de los foros favoritos del trompetista).

*La labor del director musical es tener a la banda lista. Ensayar a los músicos, checar qué se puede y qué no se puede hacer con las canciones.

 

Volteo hacia arriba cuando paso abajo de un árbol, tengo palabras favoritas para pronunciar, leer y escribir. Me gusta la cultura callejera: la que se escucha en una conversación ajena, o en la mezcla de géneros de un músico local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *