¡Van 100 por México!
Artes Escénicas

¡Van 100 por México!

La necesidad de hablar de lo que ocurre se convierte en una emergencia conforme pasan los días en un país como México.

Con otras elecciones presidenciales a la vuelta de la esquina, los índices de violencia ensangrentando los ya números rojos y la discriminación a la orden del día, la sociedad mexicana expresa su necesidad de alzar la voz desde cualquier plataforma. Y las artes siempre han sido un punto donde este tipo de presiones humanas suelen permear con facilidad, así que cuando nos topamos con una -figurativa o abstracta- nuestra primera reacción es de empatía y de natural identificación.

La Procesión de la Santa Mentira cumplió sus cien funciones develando su placa en un espacio independiente que trabaja día con día en pro de las artes: Foro Periplo. Y a parte del gran hito para el equipo de producción, y el logro por la escena independiente, la noche del 25 de enero se convirtió en un agridulce encuentro de diálogo en torno a México. Nuestra cultura es rica y perversa a la vez, que suele ser difícil hablar de ella, mirarnos en el espejo y entablar un diálogo objetivo, por lo que la comedia suele ser una grieta por la que estos temas pueden encontrar una válvula de presión.

El trabajo de Axolote Artes Escénicas defiende el cabaret como puesta en escena, y lo utiliza como filosa herramienta para criticar la contradictoria sociedad en la que vivimos. En un monólogo acerca de la veneración de un pueblo a una papa (patata / potato / potatoe), Copatzin Borbón expresa a través de seis personajes el hartazgo de esconder los errores sociales en figuras intocables dándole vida a personajes tanto de la plebe como de la realeza divina. Así, se expone el peligroso y ya conocido poder de la ignorancia para arrebatar la dignidad entre iguales.

Estas cien funciones meten las manos al fuego por un México menos discriminante, por un pueblo más crítico, por una Guadalajara que apoye más lo local e independiente y no se deje llevas solo por apariencias y lujos. Pero sobre todo, esa placa que ahora forma parte del Foro Periplo es una demanda para sacudirnos la apatía e indiferencia que nutren este sistema tóxico que enriquece a los millonarios y empobrece a los miserables.

Sí, es muchísima la distancia entre una obra de cabaret y el cambio y educación de toda una sociedad tercermundista, pero vamos, con este artículo como testigo, esa obra ya nos está haciendo dialogar.

Fotografías de Iván Sandoval para Sombra Emergente

Volteo hacia arriba cuando paso abajo de un árbol, tengo palabras favoritas para pronunciar, leer y escribir. Me gusta la cultura callejera: la que se escucha en una conversación ajena, o en la mezcla de géneros de un músico local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *