FICHO: Una habitación de Vidrio // Nord Nord Est
Circo Danza Teatro

FICHO: Una habitación de Vidrio // Nord Nord Est

Bajo la dirección de Benoit Landry, los elementos biomecánicos de la interpretación de los acróbatas (bailarínes/actores), la ambientación musical y un cuidadoso diseño de iluminación —taciturno y mortecino—, nos remontan al dilema del erizo propuesto por Schopenhauer: somos criaturas que temen acercarse demasiado a los demás para no pincharnos mutuamente con nuestras espinas. 

El pasado viernes 24 de noviembre, el Teatro Alarife Martín Casillas vibró con la compleja versatilidad del grupo circense québéçois, Nord Nord Est, en el marco del Festival Internacional de Circo y Chou (FICHO), que en un trabajo en el que convergieron el teatro, el circo y la danza, nos enfrentó a un mundo escénico lleno de tensiones, reconciliaciones, complicidades y traición sin tener que usar una sola palabra.

Una habitación de vidrio sirve como una metáfora a aquellos muros invisibles que suponen nuestra protección hacia las inclemencias de las relaciones humanas, mismas que nos aprisionan y separan de aquellos cercanos a nosotros. La interpretación de Valérie Doucet es a la vez melancólica y enérgica; como una bomba de tiempo lista para ser detonada por su compañero Julius Bitterling, una figura catalizadora para los puntos clave de la puesta en escena.

Una estructura metálica pende sobre las cabezas de los intérpretes, mientras las luces, las sombras y la músicas nos sumergen en la psique de los personajes en un mundo onírico. Bajo la dirección de Benoit Landry, los elementos biomecánicos de la interpretación de los acróbatas (bailarínes/actores), la ambientación musical y un cuidadoso diseño de iluminación —taciturno y mortecino—, nos remontan al dilema del erizo propuesto por Schopenhauer: somos criaturas que temen acercarse demasiado a los demás para no pincharnos mutuamente con nuestras espinas.

Doucet Bitterling son dos personajes casi arquetípicos en esta puesta en escena: la pareja abnegada y el macho manipulador, personajes que en apenas poco más de media hora, logran pasar por un proceso de transformación y aprendizaje sólo perceptible a través de su lenguaje corporal y espacial. El trabajo de Nord Nord Est es comparable a aquellos experimentos escénicos de Grotowski o Barba en el que un sólo movimiento del brazo es capaz de expresar una temporalidad, una espacialidad y una intención a la vez definida y difusa. Una pintura en movimiento ideal para el tema.

Fotografía: Emmanuel Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *