Un cierre melódico para el Jalisco Jazz Festival
Música

Un cierre melódico para el Jalisco Jazz Festival

Por: Pedro Beltrán

Tónica Jazz All Stars

Viernes 4 de Agosto 2017.

Una noche despejada que recibimos desde Terraza Andares. Una vista impresionante de la ciudad, ropas elegantes, modales marcados, una suplencia interminable de vacíos con cocteles, y yo que me dejo llevar entre la marabunta hacia la mesa de bocadillos.

Desde la alfombra roja varios retratos de jazzistas nos prometían una noche exquisita que sin lugar a duda no pudo tener mejor inauguración que el enérgico llamado de una línea de bajo. La pieza –Manteca- de Dizzy Gillespie atrajo instantáneamente la atención de los espectadores al escenario, que lleno de vida nos prometía una experiencia memorable.  Artistas de diversas nacionalidades se unieron para dar vida a una interacción que demostró la universalidad del significado musical. Sonido que se transformó pasando por el cool jazz, el rock  e incluso una original interpretación del bolero –Voy a apagar la luz-  nos acompañó en la velada.

Un punto muy interesante quedó revelado en la contrastante interpretación de la agrupación de músicos alemanes liderados por el saxofonista Niels Klein. Pues en sus dos participaciones de la noche dejaron sonar repertorio que se aproximaba rítmicamente al rock mientras cabalgaba sobre progresiones coloridas y no muy comunes en el jazz tradicional. Así como un estilo de improvisación fresco y libre de convencionalismos.

También tuvimos oportunidad de escuchar una propuesta más joven a cargo de un ensamble de alumnos de la Universidad de Miami. Pieza que, con una rítmica inestable pero dominada por los intérpretes, nos mantuvo en suspenso para liberarnos en medio de los enérgicos solos.

Un repertorio variado que nos llevó de la mano desde el swing hasta el rock y nos dejó vislumbrar varias de las facetas actuales del jazz en el mundo.  Diversos estilos de improvisación y diversos mensajes en cada discurso dejaron en claro la importancia de sensibilizarnos a nuevas culturas, nuevas interpretaciones.  Creo que es admirable el trabajo que fundación Tónica realiza al ofrecer eventos de este calibre pues es una atractiva invitación a empaparnos de jazz y su valor primo: la libertad.

Fotografía: Nidia Beltrán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *