Juguetitos mexicanos (cuidado con el chile habanero)
Un Changarro de Historias

Juguetitos mexicanos (cuidado con el chile habanero)

Columnista: Elías Leonardo

Vaya usted a saber cuál era su nacionalidad. Combinando un mínimo de español con un mínimo de inglés pero con acento extraño, el tipo apenas podía hacerse medio entender entre tanto ashsdjhuhd dssahdjhsdñ dhahñjdsadja que gritaba como loco. “Fuck, fuck, agrrrrr, agrrrrr, help, fuego”.  Su rostro no era blanco sino rojizo marca diablo. Lloraba, también lloraba. Iba echándose agua en la cabeza, en la cara, en todos lados.

Después de haber corrido sobre la pequeña calle de acceso hacia la playa, emprendió otra carrera hacia el mar como si se tratara de un asunto de vida o muerte. Se introdujo con toda urgencia aventándose con los brazos abiertos y el vientre por delante. Continuó gritando.


Buena persona, una chica se le acercó para preguntarle en inglés si estaba bien, si podía ayudarle en algo. Ñsjhshdjsñd dkasjdkajsdkas djaskdjkassssssssssssssssssss. Pobre muchacha, obtuvo como respuesta un alarido de idioma desconocido. Un alarido que hasta la espantó, provocando incluso que se alejara del lugar.

Dos chicos, vestidos con atuendo de mesero, arribaron a la playa. Querían reírse. Pese a la aparente preocupación de su gesto, se les notaba que estaban aguantando la carcajada. Conversando entre ellos, mordiendo la risa, se dirigieron hacia el tipo, su cliente.

-Es que no mames, ¿por qué nadie le quitó el chile habanero?
-No me fijé que era un chile, pensé que era otra cosa.

Fueron por el hombre que estuvo jugando con un chile habanero hasta que se talló los ojos y se frotó los brazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *