Guaxacajara: la danza sobre el lienzo
Danza Plásticas

Guaxacajara: la danza sobre el lienzo

La interdisciplina es un encuentro de inteligencias, de creación.

Airesis es un espacio que invita a este encuentro: es espacio de laboratorios y residencias artísticas, exposiciones y performances. Para la inauguración de Guaxacajara convocaron a su público y buscaron sumergirlos en una exposición de piezas plásticas que, mientras se dispersaron en autores, coincidieron en objeto de inspiración. Cincuenta y dos obras de veinticinco pintores y artistas plásticos pusieron en común su pensamiento de Oaxaca para producir obra.

Algunos de ellos son originarios del rico estado, otros han vivido ahí por algún tiempo, algunos otros pasaron sólo de visita. En la introducción de la exposición se habló de cómo Oaxaca nunca es imparcial: es una tierra de rebelión, de resistencia. Y todo eso se vio en el brote de inspiración que originó este espacio y su historia en los artistas.

Las técnicas son variadas, pero en su mayoría los cuadros demuestran una intervención comprometida y cruda: el óleo va en plastas, el carbón tiene cuerpo y sombra, y las litografías abundan: una técnica que tiene detrás el tallado en planchas de piedra o metal para aplastar la pintura en el lienzo. Entre colores vivos y opacos, la obra que habla de Oaxaca habla de esa identidad tosca y resistente; como la de la piel gruesa bajo el sol.

Para contrastar un poco con los espíritus que gritaban desde los lienzos, Nicole Saucedo y Guyphytsy Aldalai presentaron una pieza corta de experimentación corporal. En ella priorizaron lo visual, con pintura manchando sus cuerpos y túnicas de tela desmembrada que se enredaba una con la otra cuando las dos bailarinas se separaron de la unión primigenia con la que encararon el inicio del performance.

La danza se hizo una con las plásticas, posando para el mismo lienzo: el muro de espejos reflejaba cuerpo y obra. Mirando así el encuentro no sólo de disciplinas, sino viendo las artes escénicas en una pared de exposición también, con colores y una verdadera fuerza comunicativa en cuerpos desnudos y movibles.

La exposición Guaxacajara está abierta al público hasta el 22 de julio en la galería y espacio de trabajo Airesis: Garibaldi 906.

Fotografía: Renata Garza

Volteo hacia arriba cuando paso abajo de un árbol, tengo palabras favoritas para pronunciar, leer y escribir.
Me gusta la cultura callejera: la que se escucha en una conversación ajena, o en la mezcla de géneros de un músico local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *