Con Thom Wall, hablemos de malabares
Circo

Con Thom Wall, hablemos de malabares

Para las noches de circo del quinto Festival Internacional de Circo Periplo, la comunidad cirquera y fanática se reunió en Foro Periplo, casa del circo local.

El festival logra sorprendernos edición con edición, trayendo shows que van más allá del entretenimiento. Pues en sus noches de circo presentan espectáculos internacionales de artistas que tienen una noción amplia de su técnica y del proceso creativo, que es justamente lo que vienen a compartir en los seminarios y talleres que ofrece el festival.

En esta ocasión, el malabarista estadounidense Thom Wall volvió a Guadalajara al festival en el que nos dejó boquiabiertos dos años atrás. En esta quinta edición del festival, Thom se tomó un respiro del show en el que participa en Japón, para hacer la presentación oficial en Latinoamérica de su creación propia: On the topic of juggling (Hablemos de malabares).

El show es completamente diferente a lo que esperas de una obra de circo. Sí, tiene malabares, pero dentro de una estructura ‘académica’, pues todo el tiempo se está proyectando apoyo visual que coloca al artista en un papel de profesor. En esta ‘cátedra malabarística’, Thom explicó exhaustivamente la labor del malabar, su historia y sus mayores exponentes.

El show completo fue una lección de malabares otorgada por uno de los maestros en esta disciplina que es reconocido y está activo de la escena mundial contemporánea. Todo esto sin restarle valor a la demostración con la ligereza del que practica cualquier disciplina: sabiendo que los errores son parte del proceso, pero también que la perseverancia alcanza.

Thom nos tendió su bagaje malabarístico y nos hizo comprenderlo mejor a él y el mundo que hay detrás de los malabares. Pues es una disciplina practicada por décadas, que ha tenido concursos, asociaciones y que en su etapa actual encuentra lugar en dos polos que lo ubican en el glamour del espectáculo, como en la diversión de la calle.

On the topic of juggling nos mostró a un Thom Wall abierto a compartir sus conocimientos y sus caminos de creación. Nos demostró que un malabarista como él está siempre experimentando, nunca para de aprender y busca innovar con nuevos caminos pero siempre respetando el legado que artistas han dejado décadas atrás.

Así que con Thom Wall, hablemos de malabares.

 

 

Foto: Paola Guzmán Rojas

Volteo hacia arriba cuando paso abajo de un árbol, tengo palabras favoritas para pronunciar, leer y escribir. Me gusta la cultura callejera: la que se escucha en una conversación ajena, o en la mezcla de géneros de un músico local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *