Cine

Un par de Cortometrajes Suizos

Texto: Nidia Beltrán

Entréa una función de cortometrajes suizos para dar un vistazo de lo que trae Suiza al 31 Festival de Cine en Guadalajara. De los seis cortometrajes, dos fueron animados. Cada producción tocó temas distintos, entre los que se presentaban la amistad y la libertad. 

Hubieron dos que me llamaron especialmente la atención: “Buscando Patriotas” y “De sombras y de alas“. 

Buscando Patriotas

La directora, Marí Alessandrini, originaria de Buenos Aires, Argentina, mostró sobre la pantalla una serie de conversaciones y entrevistas que contaban las historias de varios niños en la Patagonia. 

El enfoque del cortometraje era mostrar el camino accidentado y largo que los niños de esta parte de la región deben recorrer diariamente desde su casa a la escuela. Es graciosa porque es tan cotidiana como la vida misma: aunque no nos encontremos en la misma situación, aunque no hayamos crecido en esa parte del mundo, con esas condiciones, los niños en pantalla transmiten la virginidad de pensamiento que se va perdiendo con los años.

Se muestran jugando, aventando piedras, escuchando los ringtones de un “celular del oxxo” como música. En fin, la inocencia con la que convierten un camino bajo el sol en una aventura, causa empatía y alivio: alivio de que, por lo menos en alguna corta etapa de sus vidas, no tengan la constante preocupación del dinero, la tentación de las drogas, o las malas influencias de perversos personajes que inevitablemente irán entrando en sus vidas.


De Sombras y de Alas

Por mucho, mi corto favorito fue éste. La temática: de represión-rebelión-libertad, sí, es muy cotidiana en la literatura, música, cine… Pero no por eso deja de ser interesante; y más, sigue siendo interesante por lo relevante y real que es. Y no es por iniciar un golpe de Estado o un movimiento rebelde contra alguna institución, sino que es un formato de acción que se puede traducir en problemas personales, vencer la opresión que causan los miedos, los complejos individuales, en fin. 

Una temática así de fuerte, fue ilustrada con una linda selección de colores: grises y azules marinos para la primera parte, y vivos tonos de naranja para el final: la calidez de la esperanza. La animación daba sensación de tenerlo en papel: con colores de acuarelas y trazos sencillos, se construyeron a los personajes y las locaciones donde se desarrollaron.

Así como una temática fuerte, fueron usados símbolos con peso, como lo es el pájaro y el árbol. Pájaros encarcelados, detenidos dentro una cueva. La libertad apenas se desdibuja cuando, en sus múltiples ceremonias, abren un haz de luz para observar y separar a los pájaros cuyas alas están bien formadas y de buen tamaño. Son a ellos -a los que tienen el potencial de volar- a quienes otorgaban “el honor” de poner una armadura de hierro, que los inhabilitaba para extender las alas.

Entre asambleas y el seguimiento de órdenes, los personajes principales se van conociendo entre ellos, crece confianza, cariño, cuidado. Para encontrarse a ellos mismos, en su profunda aceptación, y poder transformarse en lo que nacieron para ser.

Volteo hacia arriba cuando paso abajo de un árbol, tengo palabras favoritas para pronunciar, leer y escribir. Me gusta la cultura callejera: la que se escucha en una conversación ajena, o en la mezcla de géneros de un músico local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *