Circo

Circo Dragón lanza su red al público de Guadalajara

Miércoles, 17 de Febrero 2016.
MULUK
“El Barco Fantasma”
Lugar: Carpa Dragón
Foto: Emmanuel Moreno
El piso vibraba mientras la gente iba caminando a tomar sus asientos, había olor a palomitas de maíz, se escuchaban murmullos, parejas iluminadas por las luces blancas que recorrían como faros el lugar, niños tomados de las manos de sus padres y el cosquilleo constante en el estomago de emoción. Diferentes acciones y sentimientos ocurrían debajo de la Carpa Dragónel Miércoles 17 de Febrero mientras la gente se preparaba para la función de MULUK “El Barco Fantasma”.
La gente se ponía cada vez más ansiosa y el punto máximo llego cuando por las bocinas pudimos escuchar “Damas y caballeros esta es la tercera llamada, ¡Comenzamos!“ y como si hubiéramos entrado a otra dimensión las luces se tornaron azules, el humo comenzó a esparcirse en el escenario como si se tratase de una neblina en alta mar y pudimos sumergirnos en las profundidades del océano, en las cuales nos presentaron a esta diosa de cabellos y atuendos blancos, mientras era acompañada por una voz en vivo de una mujer caracterizada de sirena.

Después de haber entrado a las profundidades regresamos a la cubierta de un barco muy peculiar, en el cual nos encontramos con diferentes personajes de la tripulación; desde piratas montando tiburones, otros paseando en monociclo mientras ofrecen los mariscos más frescos, hasta una imponente capitana capaz de tirar por la borda a cualquiera que la desafiara.

Se podían escuchar las risas agudas de los más pequeños en la audiencia cada que estos divertidos piratas recorrían el lugar, visitando asientos en el público, brincando en mesas o haciendo malabares con las cosas que tuvieran a su alrededor.


Se hacían diversas coreografías de baile en el barco que invitaban al público a formar parte del ambiente, se incluía a la gente para hacerlos sentir que realmente están dentro de esta fiesta en la cubierta mientras luces moradas bailan alrededor del lugar.

Seguido de esto la emoción aumentó cuando comenzaron los actos circenses en donde se veían involucrados aros que giraban por todo el cuerpo de una contorsionista; otros donde la fuerza se veía desafiada por dos hombres que trataban de probar cual pirata es el más rudo mientras luces rojas llovían sobre el escenario; hasta momentos de angustia donde el cocinero de la tripulación trato de equilibrar un monociclo con la cabeza mientras estaba sobre tres bancos, los cuales a su vez estaban sobre un cilindro en una mesa más grande.
Siempre hay un momento en estos eventos donde todo se congela, donde se te olvida el impulso mecánico de respirar y donde todo se vuelve una fotografía, una que quisieras que durara hasta la eternidad. Ese momento llegó cuando nos adentramos de nuevo al fondo del mar, cuando el azul nos rodeo y volvió a aparecer la diosa de cabello y atuendo blanco; la misma diosa de la cual la sirena cantaba leyendas. Apareció rodeada de una red de pesca blanca, la cual sujetó a unos ganchos y se enredó en ella mientras subía con delicadeza. Una vez en aire se paseaba como si flotara, se columpiaba, sonreía y miraba todos aquellos rostros que se tornaron azules por la luz. Todo se congeló en el momento en que, con la red construyó una especie de capullo en el aire y se quedo ahí por unos instantes. Ahí es cuando uno se daba cuenta de por qué el color blanco, no sólo era una diosa, ahora nos dábamos cuenta que esa red había tomado una forma de ostra y dentro de esta se encontraba una perla; una pequeña, indefensa, pero hermosa perla de mar, buscada por todos los piratas pero protegida por aquella coraza que no dejaría entrar a nadie, ni siquiera a el arpón más hostil .

En “El Barco Fantasma” el público siempre tiene un nivel de importancia y participación muy notorio, la mayoría del tiempo había interacción con la audiencia y en más de una ocasión pasaron voluntarios al escenario. Cada que alguien del público pasaba, la gente se emocionaba todavía más porque si ponían a este individuo a hacer una tarea y la realizaba exitosamente toda la gente lo sentía como un logro comunitario, porque el apoyo estaba ahí, se creaba un ambiente de unión, se creaba empatía hacia ese individuo que representaba a cada uno de nosotros en la audiencia. Eso era magia, el que en una función logren crear empatía general hacía alguien que no habías visto jamás, pero que apoyabas y vitoreabas junto con él sus logros es crear magia, es generar sentimientos más allá del entretenimiento. Es generar una vitoria en común que une al público y a la obra.

Álbum de Fotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *