Diego Piñón: El alma desnuda.
Danza

Diego Piñón: El alma desnuda.

Foto y Texto: Paulina Barón

El pasado viernes 29 de Febrero,  Diego Piñón realizó su acto de Danza Butoh: Ritual Mexicano en el Foro LARVA.
Sombra Emergente estuvo presente en esta apasionada expresión del alma donde el tema central fue el machismo en la cultura mexicana.

Como coliseo, el público se reúne alrededor de un pequeño escenario.
Se encienden las luces.
Un charro.
Un movimiento, una respiración, una expresión.

Nos encontramos frente Diego Piñón vestido de charro y con una flor roja en mano, su cuerpo transmite la superioridad y fuerza que define a un hombre mexicano, siempre con la cabeza en alto, siempre macho. Los movimientos se vuelven cada vez más sutiles, (ahora con un abanico en mano) y delicados, mostrando a manera de rebelión la fragilidad prohibida que posee un hombre en su interior.  Por el contrario, en el segundo acto, el artista cambia de vestuario al de una tehuana transmitiendo la fuerza y determinación que posee la mujer, esto sin perder su femineidad.

El público es testigo de la liberación de sentimientos y transformación del artista a través de mímica, música típica mexicana y una nula decoración de escenografía, ayudando a que nos centremos en lo importante: el hombre, su alma,  su energía.

Juntos, el espectador y el artista se vuelven uno solo.  Nos encontramos envueltos en una atmósfera de energía colectiva donde podemos ver el a través de su cuerpo, pero éste sirviendo a su vez como un espejo de nuestra cultura. Es una manera de gritar nuestras tradiciones y comportamientos,  de cuestionar los estereotipos del hombre y la mujer en nuestro país.

El espectáculo teatral consiste en dos actos, estos separados por medio de una ausencia casi total de luces en donde somos testigos, por casi 5 minutos, no solo de su transformación física (pasando de un vestuario de charro al de una tehuana) sino también mental.

Esta danza introspectiva, nos muestra los sentimientos del hombre ser el principal motor de sus movimientos,  los cuales se acercan cada vez más a la libertad y pureza. Es un canal más para transmitir lo que las palabras no pueden expresar ya que va más allá, es un encuentro de mente, cuerpo y alma es un máxima expresión.

La dificultad de poder liberar el cuerpo ante cualquier tipo de convencionalidad o prejuicio queda atrás, aquí solamente existe el ser.

Sea el vestuario que sea, al final con lo que nos quedamos, es la desnudez del alma.

Álbum de Fotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *