Circo Teatro

Alma de Artista Encarcelada en un Oficio de Represión

El show Galindez, de Tato Villanueva llega a Guadalajara, aportando al Ciclo de Comedia de Foro Periplo en el mes de diciembre.


El clown argentino, Tato Villanueva, presentó como segunda de tres funciones del Ciclo de Comedia de Foro Periplo, Galindez; un show de clown y teatro físico que ataca y defiende al mismo tiempo las expresiones artísticas de la ciudad que se albergan en foros como éste.

El viernes 18 de diciembre, Galindez se presentó después de ocho años de su creación y de haber sido expuesta ante público en Argentina, Uruguay, Chile, Bolivia, Brasil, Venezuela y Colombia. Y con un personaje de un policía absurdo, vestido con pantalones cortos y con ideas extremistas, Tato Villanueva entró al set para interrumpir una función musical de guitarra y voz. 



Al principio se extrañó por la naturaleza del espectáculo, y al revisar alrededor, vio que donde estaba era un teatro, y fue entonces cuando se dispuso a clausurarlo. Con ideas de que la expresión y convivencia eran algo sin sentido, condena a todos los sitios culturales a una clausura.

Durante el desarrollo de la trama, el policía Galindez muestra diferentes facetas de su personalidad: su enamoramiento con una compañera de trabajo, su sumisión frente a su jefe, parte de su obediencia total al protocolo y al deber de su profesión.



Mientras sus refuerzos llegan, Galindez debe esperar in situ, por lo que termina conviviendo con sus prisioneros y, al final de la historia, comprende y quiere lo que sucede ahí.

Conquistado por el arte y la cultura, era una alma artista encarcelada en un oficio de represión.

Tato Villanueva, ayudado por otros clowns, músicos e iluminadores, llevó a cabo este número de teatro físico y clown, en el que dentro de la historia ponía metáforas y explotaba su mímica y actuación para llevarnos a ellas.



Lo rico del teatro físico es poder interactuar con lo que no está ahí.

Entre coreografías con escobas, interpretación de un serrucho, juegos con su sombra despegando su cabeza de su cuello y simulando un gran ojo, el clown argentino hizo una ovación a los centros culturales que se prestan para hacer más alegre y dar significado a la vida de espectadores y productores. 



Volteo hacia arriba cuando paso abajo de un árbol, tengo palabras favoritas para pronunciar, leer y escribir.
Me gusta la cultura callejera: la que se escucha en una conversación ajena, o en la mezcla de géneros de un músico local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *