Cine

El Principito

Una historia de esperanza que nos recuerda que la infancia no termina cuando crecemos, sino cuando olvidamos.

Domestícame.


El Principito, desde el anuncio de su producción cinematográfica, fue una película esperada por grandes y pequeños. Noviembre ya está aquí, y con él el estreno de la película que hará estremecer al público asistente.

La película se compone del cuento dentro de la historia: y de igual manera se interponen dos animaciones para la trama de cada una. La primera parte: la trama principal, es una animación 3D que con colores reflejan el mundo adulto y organizado y la diversión y variedad de un mundo más orgánico e infantil.

Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a ser dichoso.


Por otro lado, los fragmentos del cuento de El Principito se desarrollan con una animación más minuciosa y llena de ternura. Todo está hecho de papel y madera y la animación realizada a mano, cuadro por cuadro. Los personajes pueden expresar tanto con ojos de madera, y colas de papel de china.

Lo hermoso del desierto es que en cualquier parte esconde un pozo.

La trama habla de un personaje que, preocupado por tener un futuro brillante, cae en un ciclo de trabajo sin conexión con lo que le rodea en el exterior. Lo más cercano que tiene parece presionar para realizarse como persona indispensable en una cadena eterna de produccion sin creación.

Dentro de este ciclo, hay algo que lo acerca a la ya conocida historia de El Principito, aunque en un principio se resiste a perder su tiempo en ella, termina cediendo y descubriendo un mundo nuevo en el que uno puede crear un impacto en alguien más, con sólo pasar tiempo con ella y vaciar su alma en una amistad.

La historia toca temas cotidianos y esenciales, como la amistad, el amor y la realización personal. Y aunque hace 72 años que conocemos esta historia de Antoine de Saint-Exupéry, la puesta en escena en la gran pantalla evoca emociones que, con las composiciones de Hans Zimmer y Richard Harvey, nos hacen recordar momentos de nuestra vida que han trascendido: formándonos como las personas que somos. Momentos en que nos encontramos con personajes que fueron nuestras rosas, nuestros zorros, nuestros aviadores y nuestros principitos.

No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.

Para terminar, te compartimos cinco datos curiosos de la realización de El Principito:

  1. La voz de El Principito en la versión en inglés es del hijo del director, Riley Osborne (en español mantuvieron su risa).
  2. La realización tuvo dos equipos de animación: uno a computadora y otro de animación cuadro por cuadro.
  3. Mark Osborne, el director, confiesa que la película fue realizada como un homenaje y celebración del libro, más que como una adaptación.
  4. El personaje de la niña en la película fue inspirado por la hija de Mark.
  5. El director quiso tocar con su película fibras sensibles que dieran a lo poético, emotivo y personal. Para esto, usó como referencia las producciones del japonés Hayao Miyasaki.
Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante.


Volteo hacia arriba cuando paso abajo de un árbol, tengo palabras favoritas para pronunciar, leer y escribir. Me gusta la cultura callejera: la que se escucha en una conversación ajena, o en la mezcla de géneros de un músico local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *