Cine

FICM Celebra 120 años de Cine

El sábado 24 de octubre, el Festival Internacional de Cine de Morelia se propuso homenajear los 120 años de cine con una Gala llamada Lumière, en donde se proyectaron noventa películas de corto formato de los hermanos originarios de Lyon, Francia.

Auguste y Louis Lumière



Louis y Auguste Lumière fueron los encargados de construir una máquina que pudiera filmar, develar y proyectar imágenes en movimiento. A finales del Siglo XIX los hermanos Lumière, ayudados por su padre, contagiaron a la gente de alegría y sorpresa con su máquina de cine. Aunque al principio hubieran “competido” contra la máquina de Thomas Edison, el cinetoscopio que podía emitir sonido y proyectar imágenes a la vez. Pero el cinematógrafo de los hermanos Lumière fue sin duda la invención del cine.

Se puede referir a los hermanos franceses como los últimos inventores, y los primeros directores:

“Hubieron muchos inventores antes de los Lumière, pero cuando inventaron el cinematógrafo, quedó hecho. Fueron el último eslabón de la cadena de inventores que se desarrollaba en el momento, y los primeros directores de cine de la historia.”

La familia Lumière (contando también al padre, Antoine) viajó por Francia y Estados Unidos para hacer pruebas de la máquina y comenzar a filmar. Finalmente, cuando la máquina cinematógrafa estuvo lista, la primera proyección con paga -o sea, la primera función de cine- se llevó a cabo el 28 de diciembre de 1895 en París.

Durante esa proyección se pasó el famoso filme del tren que llega a la estación, en la que el público asistente se asustó por lo realista del movimiento de la imagen proyectada.

Después de abrir el establecimiento en donde se proyectaban las obras en movimiento (primero en París, luego en Londres, Lyon y cada vez más ciudades), tenían funciones diarias, en las que proyectaban lo que se había filmado el día anterior.

Hubieron etapas en la filmación de las películas de los hermanos Lumière, durante la proyección de gala en el FICM se proyectaron 11 capítulos en los que se veía el proceso que llevaron con el cine y los temas que fueron abordando.

Thierry Frémaux, delegado internacional del Festival Internacional de Cannes y Director General del Instituto Lumière, acompañó la público a lo largo de las 90 películas de 50 segundos comentando y dando contexto a la filmación y al progreso que se iba haciendo en el cine con las mismas. El francés, nacido en Lyon igual que los hermanos, comentó todo con mucho carisma y con un humor simple y ligero, que hizo carcajear a los que desde su asiento veían con interés los orígenes del cine.

Las películas de corto formato contenían 16 o 17 por segundo, y llevaban temáticas de la infancia, de entretenimiento, de viajes a los Alpes… En general, se filmaban extractos de la realidad que los rodeaba. Se fueron incorporando conceptos que hoy forman parte de la teoría del cine como la composición dentro de un cuadro, los temas que se agregaban a la hora de una toma; técnicas como cambiar de cámara fija a cámara en movimiento, etc.

Una de las etapas más importantes en la historia del cine de los Lumière, fue la de ofrecer el mundo al mundo

Ya con sedes de cines en varios países, los hermanos luz encargaron a los trabajadores que colaboraban en las filmaciones que fueran a filmar a diferentes partes del mundo. Esto ocurría a inicios de los 1900’s y hay grabaciones en Vietnam, Egipto, Nueva York, Japón, e incluso México. Con esta iniciativa, la gente que veía estas películas podía conocer el otro lado del mundo. Y si la llegada del tren a la estación fue una sorpresa para los asistentes, poder conocer distintos países en menos de un minuto, sentados en un asiento de cine, fue una innovación y apertura a la belleza del mundo exterior.

La ubicación temporal de la invención del cinematógrafo es cuando el futuro estaba lleno de promesas y sueños, donde no había nada inalcanzable en temas de descubrimientos e invenciones. Sin embargo a escasos años del inicio del Siglo XX, comienza la Primera Guerra Mundial, y con ella una ola de guerras y tragedias para la humanidad. El invento de los hermanos franceses fue justo el punto de encuentro entre ambos acontecimientos. Y aunque durante la guerra el cine no haya tenido el fin que pensaban, sirvió a la sociedad como medio de comunicación y enlace con los que estaban a millones de kilómetros peleando.

De 1895 a 1905 la compañía de los hermanos Lumière (con ellos al frente) realizaron 1422 películas de corto formato. Con diferentes temas, sin y con guión… Pero cada vez desafiando nuevas fronteras de lo conocido en el rubro cinematográfico.

El poder sólo ver 90 de estas cintas realmente emociona, colocándonos en el contexto en que fueron realizadas, y sobre todo hace hincapié en el gigantesco impacto que ha tenido el séptimo arte en la vida cotidiana del mundo entero. Desde ser un medio de comunicación, una ventana a lo desconocido, hasta contener nuevas propuestas filosóficas y corrientes artísticas.

Definitivamente son dos mundos diferentes antes y después del cine, y la cultura local, nacional y global alcanza un nivel de fusión y cooperación con éste. Podemos tomar este invento únicamente como una manera más de entretenimiento, o podemos verlo también como una línea del tiempo -como lo es todo arte y expresión humana- y dar más peso e importancia a reuniones internacionales que se hacen en torno a éste con el fin de mejorarlo y romper fronteras, como Louis y Auguste lo hicieron alguna vez.

Volteo hacia arriba cuando paso abajo de un árbol, tengo palabras favoritas para pronunciar, leer y escribir.
Me gusta la cultura callejera: la que se escucha en una conversación ajena, o en la mezcla de géneros de un músico local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *