Circo

Periplo: la creación de un cirquero

Dentro del margen del festival PERIPLO, a partir del miércoles 18 de junio, comenzaron los talleres con gran respuesta del público. Talleristas y alumnos trabajaron con sudor en la frente en la disciplina de su elección. Y después de hora y media se despidieron con ánimos de volver a la siguiente sesión.

Desde las 10 de la mañana hasta las 6 de la tarde, los nuevos elementos de la industria circense de Guadalajara se instalaron el el LARVA (y lo harán también el viernes 19) para perfeccionar sus técnicas, conocer más colegas y aprender de los grandes de esta industria en el presente.
Se llevaron a cabo talleres prácticos y teóricos. Así como había aros, sogas y pelotas de malabares volando por todo el foro, aproximadamente una decena de circenses se sentaban en círculo en el “Salón Cómico” para dialogar y aprender más del Circo Social.

Los temas de “Autogestión” y “Creación de Proyectos” fueron otros que lograron sentar los cuerpos llenos de energía de los circenses. Dichos temas son esenciales para el desarrollo óptimo del artista, como mencionaron los ponentes. Hoy en día se vive en una escena artística en la que el creador debe llenar el espacio de publicista, administrador, gestor y productor. A parte, se debe tener en mente un proyecto claro con una visión larga para poder dar exitosamente los pasos necesarios en su carrera.

Así se fue formando la silueta del artista circense: entre conferencias y trabajo físico. 

El artista circense es el que camina sobre la cuerda floja todo el tiempo, el que cuando la domina sube a un monociclo, y al que cuando deja de perder el balance le arrojan tres o más mazas de malabarismo. En fin, es un artista que está todo el tiempo frente al abismo. Ya sea el riesgo de caer mal durante una acrobacia, que el nudo de la cuerda lisa se deshaga antes de tiempo o la adrenalina ante el público.

Es quien toma desafíos, como el de que la gente no vea en el acto el trabajo detrás, a que la ciudad no dé foros a las artes escénicas, a que el circo se etiquete únicamente como una actividad de calle. Pero que a pesar de todo eso, emerge en el acto con una sonrisa como ninguna otra, contagiando risas y energía.

Personalidades de la escena circense como Jade Zerón, Nano, Cyrille Humen, Solene Albores y Rodrigo Altesor estuvieron al frente de los alumnos dando tips y asegurándose de que el trabajo estuviera bien hecho durante el tiempo de actividades. Los asistentes progresaron en sus técnicas y experimentaron nuevas cosas en conjunto.

Los talleres seguirán hasta el viernes 19, con sedes en el LARVA y el Foro Periplo.

Volteo hacia arriba cuando paso abajo de un árbol, tengo palabras favoritas para pronunciar, leer y escribir.
Me gusta la cultura callejera: la que se escucha en una conversación ajena, o en la mezcla de géneros de un músico local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *